El problema no es Cantón, son los controles. ¿Resiste una inspección de DGI? ¿Cuanto paga de impuestos en la intendencia?

Si Eduardo “Pacha” Cantón generó una especie de República aparte, un feudo independiente donde entran y salen del pais él y sus amigos las veces que quieran sin darle explicaciones a nadie, no es solo su responsabilidad: también más importante y mayoritaria, es la responsabilidad de un Estado que no controla, hace como que no ve, y genera la base para que en esta parte del país pasen estas cosas.

En este tema, el Estado utiliza una política deplorable de laissez faire et laisser passer, le monde va de lui même; «Dejen hacer, dejen pasar, el mundo va solo» frase que usada por primera vez por Vincent de Gournay, en el siglo XVIII, contra el intervencionismo del gobierno en la economía.

El sueldo increíble: la historia de Juan.

Es muy difícil que un país funcione si además de no haber controles de frontera, nadie controla que los que tienen que cumplir con el Estado, realmente paguen lo que tienen que pagar y no evadan aportes e impuestos.

A Juan lo conocí de casualidad. Estaba sacando basura de mi casa y él cruzó y se ofreció a ayudarme cuando me vio haciendo fuerza con una bolsa que, evidentemente yo no iba a poder mover. Juan se mudó enfrente, en una vivienda que alquiló con su familia de cuatro hijos.

Así que entre bolsa de basura, yuyos y enredaderas que iban saliendo de un patio al que hacía años le faltaba mantenimiento, fuimos conversando.

Hacía cuatro años que trabajaba en el Four Seasons “me pagaban 1.000 pesos por día, sin aportes sin nada. Trabajaba 12 a 14 horas diarias todos los días” contó.

Juan hacía todo tipo de mantenimiento y trabajo pesado “jamás cobré aguinaldo, salario vacacional menos, nunca tuve licencia” me dijo. Cuando le pregunté si alguna vez había reclamado me contó “siempre conversaba con Pacha, es re simpático, re buena gente. Y le decía si iba a cobrar aguinaldo, estar en caja, etc. Me sonreía, me decía que sí, que me quedara tranquilo y se iba. Nunca cumplió” señala.

Al final dice “como era buena gente no quise hacer lío, no es lo mío, así que agarré el sueldo, no hubo liquidación nada, le dije que había conseguido un trabajo mejor y me fui” cuenta “ahora trabajo con mi padre haciendo monte, trabajo ocho horas por día, sacó más que estando en el hotel y tengo el sábado y el domingo para estar con mis hijos” señala.

En los últimos años, el Ministerio de Trabajo ha intervenido en diversas oportunidades, en el hotel, en el club de campo y en El Faro mismo, tras denuncias de trabajadores extranjeros que eran explotados. Compatriotas paraguayos, peruanos y bolivianos han sabido estar trabajando en las lujosas mansiones de la República de Cantón.

Allí donde ningún control es efectivo, ni siquiera, el del Ministerio de Trabajo.

No resiste impositiva.

Después de 25 años, tiene menos de la mitad de las casas construídas en los terrenos que posee. Algunas se ofrecen en páginas cualunques de internet, ya a la venta o ya en alquiler por fin de semana, lo cual no es una señal de abundancia económica.

Tiene, dice, doscientos empleados, mueven barcos, vehiculos de todo tipo, un helicóptero a disposición, un hotel, una cancha de golf, un restaurante en el puerto, otro a pocos kilómetros donde dice que hace vino, dulces, quesos.

¿Venderá tantos quesos para mantener esa imponente infraestructura?, ¿con que solventa todos los gastos, de que vive, como paga el sueldo de los empleados, los que son en negro y los que tiene registrados?.

Eduardo «Pacha» Cantón y sus emprendimientos no resistirían, a simple vista,  una inspección de la Dirección General Impositiva. Mientras a pocos kilómetros de estos emprendimientos, en una punta y la otra de Ruta 21, decenas de comercios establecidos hacen pininos para pagar mes a mes sus impuestos, a nadie parece importarle como hace Cantón para pagar sus impuestos. Sería bueno saber claramente de que vive este señor al que lo único que se le cuestiona es si otro señor entro 10 o 100 veces en un año.

Eso en el plano nacional. ¿Y en el plano municipal?, el empresario paga todos sus impuestos, sigue exonerado del impuesto a los terrenos baldíos, le comenzaron a cobrar por los que tiene sin construir o sigue exonerado como cuando pidió el beneficio hace 30 años atrás, cuando había tres casas construidas. Esas casas, pagan contribución inmobiliaria, pagan las tasas de alumbrado. Pagan realmente los impuestos que le corresponden?

Porque en la Junta Departamental, que es el órgano contralor del Ejecutivo, no se hacen estas preguntas, no se piden informes, no se analiza la Rendición de Cuentas y se mira si este emprendimiento paga alguno de los tributos municipales que pagamos todos los ciudadanos colonienses.

Demasiadas preguntas y ninguna respuesta.

El dilema de los adoradores de “Pacha” Cantón en Carmelo

Los adoradores y fanáticos incondicionales de Eduardo “Pacha” CAntón en Carmelo, que mayoritariamente son fervorosos macristas, pero sobre todo son lo que se llama “anti K”, sufren por estos días de una dolorosa contradicción.

Por un lado, desean fervientemente que “la chorra” como le dicen cuando se refieren a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner,  vaya presa y que se encuentren los supuestos millones de dólares que están escondidos en contenedores por alguna parte de la Argentina.

Por otro lado, al conocerse que parte de esos millones, unos doscientos específicamente, estuvieron, están o pasaron por el puerto de Eduardo “Pacha” Cantón, no quieren que esos millones se encuentren porque confirman la complicidad del adorado “Pacha” en los negocios sucios de los operadores kirchneristas.

Es decir, si se conoce más del paso del dinero K por puerto Camacho, “el pacha” queda más pegado de lo que ya está. tras conocerse el periplo del financista Ernesto Clarens por estas costas.

 

*La frase laissez faire, laissez passer es una expresión francesa que significa «dejen hacer, dejen pasar»; una práctica caracterizada por una abstención de dirección o interferencia especialmente con la libertad individual de elección y acción; una doctrina que se opone a la injerencia gubernamental en asuntos económicos, permitiendo así la asignación más eficiente de recursos en una economía, y las únicas regulaciones gubernamentales que existan serán para proteger los derechos individuales de la persona, derechos de propiedad y nada más, lográndose así una absoluta libertad en la economía: un completo, puro, incontrolado, no regulado libre mercado

La República de Cantón

Hotel-Hyatt-Carmelo-Inicio
Archivo de EL ECO: El inicio, cuando se puso el primer cartel de lo que sería el hotel cinco estrellas de la familia Pharaón.

En mayo de 1997 hacía tres años que el empresario Eduardo Pacha Cantón había llegado a Carmelo, comprado una enorme faja costera sobre el Río de la Plata, entre el balneario Zagarzazú y el Arroyo Víboras, y fundado el Club de Campo El Faro.

En ese mes de mayo de 1997, y con una carta de presentación en la que mencionaba al entonces diputado colorado Jorge Conde Montes de Oca junto a otras autoridades que se mostraron dispuestas a dar una mano, creyendo en las mejores intenciones de este empresario.  Así, Cantón se presentó en la Junta Departamental de Colonia para pedir una exoneración por el impuesto a los terrenos baldíos y un descuento en la contribución por barrido y limpieza.

El Faro tenía 325 terrenos, la mayoría sin vender desde su fundación “el negocio no resultó tan floreciente como pensé” dijo entonces Cantón a los ediles.

Pero como su contador, Gualberto Ercoli, era el Contador de la Intendencia de la primera gestión de Carlos Moreira, el descuento se metió a la fuerza en el presupuesto municipal de entonces y así Cantón se ahorró una cifra de 312.500 d¢lares por concepto de impuestos. Fue la primera alerta.

En aquel entonces la hermana de Cantón estaba casada con Marcos Gastaldi, principal del banco mayorista Extrader y a través de él se hicieron los primeros contactos con los inversores que en Argentina levantaban el hotel Hyatt, la firma HCA S.A y que luego construirían el Hyatt con Cantón en Carmelo, a través de HCU S.A.

¿Quienes estaban detrás de los HCU?. el magnate árabe Ghait Pharaon, ex principal del BCCI (Banco de Comercio y Crédito Internacional) con sede en París, cerrado por ser uno de los bancos vinculados al lavado internacional de dinero electrónico.

La investigación que realizó en todo el mundo respecto a la red financiera del terrorista Osama Bin Laden, puso al descubierto importantes vínculos entre el Grupo Saudita Bin Laden, en poder de su familia, y el grupo del magnate árabe Ghaith Pharaon, de activa presencia en nuestro país en aquel entonces.

Así lo confirma también el informe presentado en su momento por la Comisión Parlamentaria argentina presidida por la diputada Elisa Carrió que investigó el lavado del dinero mafioso en ese país.

Las vinculaciones del Grupo Bin Laden y el mafioso Pharaon se detallan en un diagrama de operaciones realizado y estudiado por una comisión especial creada en Europa, presidida por el eurodiputado francés Vincent Peillon. Allí se identifica a la Saudi Investment Co. como la cabeza de una vasta red de empresas, vinculadas a su vez con las empresas de Faraón. Sus vínculos con gobiernos y dirigentes políticos en todo el mundo le permitieron tejer una red de influencias que también llega hasta el corazón del sistema financiero uruguayo.

Ahí están las offshores del estudio jurídico de Ignacio De Posadas, que merecen una historia aparte.

BCCI fue una entidad bancaria con sucursales en 73 países, cuyo objeto principal era realizar en todo el mundo operaciones de lavado de dinero, proveniente del terrorismo, del tráfico de armas, del manejo de la prostitución, de la evasión de impuestos, el contrabando, el narcotráfico y otro sinnúmero de operaciones ilícitas.

El Precursor.

Eduardo Cantón fue el precursor de las inversiones en la zona de Carmelo,, lugar en el que la justicia argentina tuvo entonces puestas sus miras. Cantón gastó más de 3 millones de dólares en la compra de 130 hectáreas de terrenos costeros en las cercanías de la ciudad de Carmelo, donde construyó un country privado de 330 viviendas.

Nueve años después el barrio privado que tiene piscina, Club House, canchas de paddle, tenis, fútbol y una playa artificial con palmeras estilo caribe, apenas tenía 30 casas construidas.

Hoy son muchas más, se sabe que el periodista argentino Gonzalez Oro tiene su casa allí. los dueños de Vasalissa Chocolatier de apellido Marinucci, Carcavallo, un abogado que se dice macrista y no mucho más.

La colega uruguaya Viviana Ruggiero, que estuvo dentro de El Faro el pasado fin de semana, contó que hay unas 140 casas construidas, algunas en venta.

Después de 24 años, aún queda más de la mitad de terrenos sin vender, lo cual no lo hace, precisamente, un brillante vendedor inmobiliario.

El hotel egipcio

Faraón hijo gastó más de 30 millones de dólares en la construcción del Hotel Hyatt inaugurado en diciembre de 1999. Con un lujoso estilo asiático en su interior, los bungalows y las cabañas diseñadas para lo más selecto del mercado argentino permanecen sin huéspedes la mayor parte del año.

Otro egipcio, Farid Bechara, aparece como la cara visible del grupo Pharaon en la región, y obtuvo la autorización para levantar un casino en predios del hotel cinco estrellas, del que fue también presidente.

Con la autorización del entonces presidente Jorge Batlle, la sala de juegos y máquinas del Casino del EStado de Carmelo fue trasladada al terreno del hotel de los Pharaon. Cincuenta mil dólars mensuales le pagaba el Estado a los Pharaón por el alquiler y el alhajamiento del edificio. Los pocos apostadores que tenía el casino nunca fueron al nuevo emplezamiento y los empleados pasaron varios años mirándose las caras, ausentes de apostadores.

La jueza argentina, María Romilda Servini de Cubría que investigó las inversiones de Pharaon, sospechaba que las inversiones realizadas en Carmelo por  Pharaon y Eduardo Cantón pertenecen a la misma red de blanqueo de capitales que fue utilizada para levantar el hotel Hyatt en argentina.

Al respecto, la diputada Elisa Carrió afirmó a LA REPUBLICA en forma contundente que «Pacha Cantón y Laith Pharaon lavan dinero en Carmelo, Uruguay»,

Documentos exclusivos logrados en aquella época por EL ECO demostraron que un grupo de empresas formadas en torno a El Faro, el hotel y la cancha de golf movían más de cien millones de dólares al año. Y no tenían apostadores, ni clientes en el hotel ni habitantes en El Faro.

Por dar estas informaciones en EL ECO y en LA REPUBLICA me llevaron al juzgado varias veces, especialmente cuando estuvo en CArmelo el ex juez Carlos Colmenero, el que renunció al Poder Judicial antes que lo echaran a patadas por otro caso de corrupción.

El hotel fue Hyatt, Maison Resort & Spa, Four Season, Hotel CArmelo y ahora es nuevamente regenteado por la cadena Hyatt bajo la dirección de Eduardo Cantón. Todos sabían en Carmelo que si alguien llamaba por teléfono preguntando por una reserva le decían que el hotel estaba lleno pero en realidad siempre estaba vacío.

También estuvo a su frente el dueño del banco macro Jorge Brito que tiene casa en El Faro, donde lo visitaban Ernesto Clarence.

Ahora parece -no se sabe porque los registros de propiedad no son públicos- parece que vive otro de los arrepentidos en la ruta de la corrupción K. Claudio Glasman.

El pulpo

Durante estos años, Cantón se apropió del Aeropuerto Zagarzazú que regenteaba el Aeroclub Carmelo y que pasó a ser de hecho, propiedad del empresario, con vuelos de avión que llegaban a cualquier hora, incluso de noche.

Cantón llegó a donar una línea de iluminación para la pista para efectuar con mayor comodidad los aterrizajes nocturnos que la Fuerza Aérea siempre negó que se realizaban pero que los vecinos del aeropuerto constataban frecuentemente.

¿Cómo funcionaba el aeropuerto, ubicado a seis kilómetros de Carmelo?. Fácil: cuando el piloto o Cantón llamaba a las autoridades, llegaban desde Carmelo Prefectura, Aduanas y Migraciones.

¿Que pasaba si el avión venía y nadie llamaba a las autoridades?: nada, el avión bajaba igual.

Cuando hace un año atrás la Dinacia le sacó la categoría de internacional al Aeropuerto Zagarzazú y los aviones tuvieron que hacer aduana y migraciones en el aeropuerto de Laguna de los Patos en Colonia, ya Cantón tenía funcionando el plan B: pidió autorización para un helipuerto,  y ahora tiene en su terreno su propia pista de aterrizaje de helicópteros. Es más, según supimos esta semana por la propia Dinacia, tiene otorgados tres permisos de helipuertos en tres puntos diferentes de sus emprendimientos, ya sea el hotel, ya sea el barrio El Faro o la zona de la cancha de golf, para la que, me olvidaba, en un momento de su construcción hicieron un dique para aportar agua a los lagos artificiales, tomando agua del propio Arroyo Víboras al cual le secaron el curso.

Bajo el puente que cruza el arroyo sobre la ruta 21 y en la desembocadura, no había agua,  porque Cantón la paró antes para dar agua a sus lagos artificiales.

Pero además, Cantón se hizo su propia marina y atracadero de yates, así designó como Puerto Camacho una zona de sus terrenos en la desembocadura del Arroyo Víboras que ahora sí tiene agua para que lleguen los yates de sus amigos al exclusivo atracadero.

¿Como hacen los barcos que quieren llegar allí?, La teoría dice que deben entrar al Arroyo de las Vacas en CArmelo, donde está la subprefectura local, hacer las declaraciones correspondientes,  y luego salir del arroyo, tomar de nuevo el Río de la Plata y navegar unos siete kilómetros hasta Puerto Camacho. Hay un destacamento de prefectura construido allí pero no tiene guardia permanente.

Migraciones y aduanas, bien gracias.

ACtualmente y por el conteo que hace Hidrografía en fechas específicas, llegan unas setenta u ochenta embarcaciones al Puerto Camacho, como decíamos, ubicado a más de siete kilómetros por carretera de la ciudad de CArmelo, donde están las dependencias estatales.

En estos años Cantón montó un barrio privado, un hotel cinco estrellas, una cancha de golf de 18 hoyos, un puerto privado para embarcaciones, varios kilómetros de playa privada,  controló un aeropuerto y ahora tres helipuertos en sus predios. Tiene varios restaurantes de uso exclusivo, una línea de vinos, dulces y mermeladas que comercializa cada verano en el Este.

Ese es, como citó la colega Ruggiero en su informe, La República de Cantón, un territorio que no es Carmelo, una tierra extraña para los comunes mortales, donde rigen otras leyes, leyes exclusivas que se dictan según la conveniencia de Edaurdo «Pacha» Cantón. Él es la ley, el orden jurídico, la vigilancia y los controles en esa tierra extraña.

La gente que allí circula es un misterio,  y forma parte del misterio de ese territorio aparte, donde no tienen lugar las miradas indiscretas.

 

Opinión: un partido inocente

NOVICK2

Novick quiere un país donde no haya burocracia, esto es, dicho en criollo, donde los funcionarios públicos trabajen sin parar a tomar un mate o comer un bizcocho,  y trabajen rápido. Además quiere un país donde los presos estudien, hagan ejercicio y salgan rehabilitados.

Novick quiere políticos que no tengan aspiraciones políticas, seleccionados por una empresa que garantiza su honestidad.

Novick quiere que los patrones y los trabajadores se lleven bien, que no haya paros, que los trabajadores produzcan y que los empresarios estén felices.

Al candidato Novick hay que avisarle que los Reyes Magos son los padres,  y que por más corrección política que tengan estos mensajes, la realidad es absolutamente diferente.

Lo preocupantes es que haya gente que siga este tipo de discursos voluntarista.

Para empezar podría preguntarle al ex presidente José Mujica donde quedó la reforma del Estado que anunció iba a impulsar en su mandato,  y que demostró claramente que si el macrosistema de funcionarios del Estado requiere una reforma, no podrá ser posible sin la participación activa y aprobación de los propios trabajadores.

Incluso con la de los indiferentes que no participan en los sindicatos pero que patean inmediatamente cuando desde afuera alguien les  torpedea su parcela de poder.

Decir que por decreto va a terminar con la burocracia, es al menos, una inocentada.

Que podemos  señalar también  sobre los reclusos, que allí están en las cárceles  con su libertad ambulatoria restringida pero nada más, que no son objeto de desecho porque siguen siendo sujeto de derechos,   y que no hay forma de obligarlos a hacer ejercicios, o estudiar si los propios reclusos no tienen la iniciativa para ello.

En cuanto a seleccionar políticos sin votos, sin ambiciones políticas, sin respaldo popular y sacados de la pipeta de un laboratorio, o de la carpeta de una consultora, con un certificado de honestidad, es tan improbable como encontrar en montevideo un uruguayo manejando un taxi.

Ni que hablar de la pretendida relación win win win en el ámbito del trabajo. Es impracticable, porque si existieran trabajadores contentos porque ganan lo que merecen y empresarios,  contentos porque delegan la mayor parte de sus ganancias al sueldo de sus trabajadores, no existirían los gremios.

Los gremios son justamente creados para disputarle una porción mayor de la plusvalía que obtienen los empresarios con el esfuerzo de sus trabajadores.

En esta relación patrón-empleado, el que tiene el poder no es el trabajador, que depende del salario y de las condiciones que le impone el empleador, quien  tratará de pagar lo menos posible para obtener el máximo de ganancias.

En definitiva, para Novick el concepto de “sindicatos modernos” no es otra cosa que aquel sindicato donde el trabajador no protesta, no se organiza con otros trabajadores a los que les ocurre lo mismo, no le pasa por la cabeza hacer un paro,  y acepta sin chistar lo que le paga el empleador.

Es imposible que, con estas definiciones, Novick pueda llegar más allá del límite de la gente que está desencantada de la política, de los empresarios que sueñan con volver al manejo en negro de sus cuentas y  de aquellos que creen en el voluntarismo inocente de “los más capaces en cada cargo” para encarar la gestión pública.

 

En este movimiento, en este Partido de la Gente,  no encajan por supuesto las grandes mayorías populares, los trabajadores asalariados, los desposeídos de derechos, los que nunca tuvieron oportunidad para superarse, los que son diariamente olvidados por el sistema depredador de la premisa  del sálvese quién pueda.

 

Una nueva cara  de una vieja receta, donde gobiernan los menos, y en donde pierden, como perdieron históricamente, los más.

 

FIN.

 

Permiso para entrar a los tiros a tu casa

Gabriel Monteagudo

tiros

Imagínese un grupo de militares de  élite, que una noche a las dos de la madrugada, llega a patearle la puerta y entra a los tiros a su casa.

Imagínese que habrá dos mil de esos militares de élite dispersos por todo  el país.

Ellos están entrenados para eliminar al enemigo, no para reprimir delitos. Hay una diferencia abrumadora porque en esa lógica, los balazos, los daños, los heridos, las bajas civiles, las equivocaciones, y los errores, son solo “daños colaterales” de esa lucha.

La cabecita del militar está programada para destruir a un enemigo, no para reprimir ni investigar el delito.

Cuando pienso en ese grupo de élite con licencia para actuar a cualquier hora del día, en cualquier parte del territorio nacional, en cualquier casa, bajo la orden o no de algún juez al que llamarán de madrugada,  y que muchas veces asentirá con un sí, medio dormido al otro lado de un telefono, tiemblo.

 

Conozco jueces probos, los más, pero conozco jueces impresentables como fue Carlos Colmenero, y aunque lo fueron del Poder Judicial, veo a diario muchos de estos tipos en los pasillos de los juzgados. Oscuros funcionarios que nadie sabe cómo fueron electos, como llegaron allí, autores muchos de los fallos que luego dejan a media sociedad perpleja, más lejos del desquicio leguleyo,  que del sano equilibrio entre norma jurídica y el sentido común.

 

Y además, como lo que susurra la policía en el oído de la sociedad por estas horas,  está más cerca que las razones de los manifiestos jurídicos, al final del día, la gente sale a la calle para gritar que la culpa de todo lo que pasa en materia de seguridad pública, es del nuevo Código del Proceso Penal.

 

Ni a aquellos deslucidos funcionarios del oscuro Poder Judicial, ni a estos militares de élite quiero darles ese poder. Hablo del poder de impedir dormir tranquilo en mi casa cada noche según me me autoriza el conocido Art. 11 de la Constitución de la República “El hogar es un sagrado inviolable. De noche nadie podrá entrar en él sin consentimiento de su jefe, y de día, sólo de orden expresa de Juez competente, por escrito y en los casos determinados por la ley”.

Solo en la dictadura este artículo era ignorado, y ya sabemos lo que pasó, la gente inocente que murió, la que fue sacada de su hogar, torturada,  y desaparecida. También eran grupos de élites del riñón militar, y que en la jerga común se conocían como “grupos de tareas”.

 

Tengo fundadas razones adquiridas en el trabajo periodístico de 30 años, para desconfiar de las “fundadas sospechas” que pueda tener un juez para permitir un allanamiento a cualquier hora de la noche.  “Fundadas sospechas” que serán transmitidas al magistrado por alguno de estos dos mil militares de élite, que le pedirán autorización al juez, pero que en la realidad del accionar cotidiano, responderán a su cadena de mando natural.

 

No vivo con miedo porque el microclima metropolitano es diferente al que tenemos en Colonia y en el resto del país. Moreira mismo lo reconocía ante los periodistas locales esta semana en Carmelo -se puede ver lo que dice en la página web de EL ECO-  lo cual el mismo jerarca, nos da la talla de la flagrante contradicción entre los hechos que vive el intendente en su territorio, con la propuesta que apoya en su agrupación.

 

Por un tema de extrema sensibilidad social, hacer la “gran Mujica” y poner lo político por encima de lo jurídico,  sin medir costos para la población, es al menos, desmedido. Sin hablar de que los pobladores colonienses terminaremos siendo rehenes de una situación puntual de los que  viven en el núcleo metropolitano y quedaron presos del territorio de las bandas de narcos.

 

Eso no pasa en el departamento más seguro del país que es  Colonia, repito, según el propio intendente. Nos quitarán derechos a los colonienses que, de prosperar la iniciativa de Larrañaga y Alianza Nacional,  viviremos con el miedo de que un grupo de militares entre a cualquier hora de la noche a nuestra casa.

 

¿Hay que entrar de noche a una boca de drogas? Y porque no la casa de un presunto contrabandista, a un presunto corrupto del Estado, de un presunto evasor de impuestos, de un presunto ladrón de pelotas en la canchita del barrio, o a cualquiera que el juez o el equipo de militares de élite, le tengan algún tipo de ganas.

 

Si la policía sabe que en tal lugar hay una boca de venta de drogas se rodea el lugar, se detiene la gente que salga o intente entrar al perímetro se le corta la luz, el agua, se bloquea el sistema de saneamiento y se prepara un equipo técnico. Al otro dia, apenas sale despunta el sol, como señala la ley, se entra y se detienen a todos los narcotraficantes. Justificar el ingreso nocturno para evitar que se escapen los narcos se parece a una excusa para no tomarse el trabajo de hacer una tarea más eficiente en la represión de la narcodelincuencia.

Parece que ahora la policía ya no puede hacer nada si no es con El Guardián y sentados atrás de un escritorio.

 

Habilitar por ley la entrada a un domicilio a los tiros a cualquier hora, es simplista, irresponsable y vulnera una larga cadena de libertades que nos da el marco legal en el que se mueve el Uruguay moderno.

 

La sentencia firme, las disposiciones transitorias sobre el cumplimiento efectivo de las penas para los delitos sexuales o el sicariato, o el narcotráfico, son ajustes posibles de la legislación si ya no están incluidos en algún inciso del código penal como facultad del juez actuante.

 

Si no son redundantes con lo ya existente, los artículos 2 y 4 de la propuesta de Alianza Nacional son de plausible análisis. Si ya son de facultad del juez, sería una redundancia de pura pirotecnia preelectoral.

 

Tenemos miles de leyes y artículos que conforman el marco jurídico en el que vivimos los uruguayos,  un cuerpo de policías que cuentan con recursos, una cúpula con una dirección, sobre la que se podrá acordar o discrepar pero con una dirección clara, y unas fuerzas armadas a las que necesitamos en otras tareas que sí tienen que ver con su naturaleza.

 

Faltan policías que no digan que no pueden hacer, que no pueden detener, que no pueden hacer inteligencia, etc. Que no pueden,  como justificación para no hacer. Faltan policías que salgan de los pases en comisión, o de las licencias médicas y demás vericuetos que les permiten cobrar a fin de mes pero evitar andar patrullando en las calles, así como  jueces y fiscales que se pongan los pantalones de las investigaciones unos, y de las sentencias los otros, con la responsabilidad que la sociedad de hoy requiere.

Y faltan políticas para la reinserción, hay que poner plata en asistencia social, porque los mismos que hoy se quejan de la delincuencia,  son los luego les niegan trabajo a los que cumplen castigo con la sociedad e intentan encauzar su vida

 

Por eso no vivo con miedo. Jamás he vivido con miedo en mi país,  aunque las pantallas de televisión me muestren una y otra vez a los mismos dirigentes políticos con cara enjuta,  azuzando fantasmas y cucos. O jerarcas policiales a los que nadie les preguntó aún porque salieron a decir lo que dijeron,  cuando todos sabemos que estamos muy lejos de situaciones de fractura social como las que se viven en Honduras o Guatemala desde hace más de cincuenta años.

 

En realidad, vivo preocupado cuando ocurre, como en estos casos, que alguno de los sectores más conservadores de la sociedad se aprovecha de una coyuntura puntual y  le propone a todos los uruguayos, un retroceso en materia de derechos y de libertades.

Eso no lleva a más seguridad, lleva a más caos.

Por eso me parece inviable esta iniciativa.  Por esos derechos y libertades que tanto nos costaron conseguir.

 

Fragmentos de verdad que salen a la luz

Exclusivo: después de cinco años EL ECO publica el testimonio de un ex militar que vivió en Carmelo y contó donde hay enterrados restos de compatriotas asesinados por la dictadura.

margarita

Gabriel Monteagudo.

Unos seis o siete cuerpos de compatriotas asesinados por la dictadura, se encuentran profundamente enterrados en los pilotes de un viejo polvorín del Batallón 13, construido cuando volvió la democracia. Allí donde ahora se sospecha podrían estar también los restos de la nuera del poeta Juan Gelman, y en una porción de terreno bajo cercano a la Gruta de Lourdes.

Estos restos forman parte de la operación zanahoria que terminada la dictadura, pretendió remover los cadáveres de los asesinados por los militares para borrar todo rastro de su herejía tras doce años de permanencia prepotente en el poder. Para que nunca fueran encontrados, estos restos se llevaron a lo más profundo de los cimientos de este polvorín donde todavía se encuentran y aguardan ser rescatados para contar su verdad.

Desde 2008 EL ECO cuenta con el testimonio exclusivo de un ex militar carmelitano que participó de las operaciones de remoción de tierra en la zona y sus declaraciones hoy forman parte de los indicios documentales que posee el antropólogo José López Mazz para los trabajos que comenzó a realizar en el Batallón 13 la semana pasada.

La historia.

En 2008 un ex militar retirado pero que se mantenía en contacto con muchos de sus ex compañeros de armas se comunicó con este cronista “te voy a contar la información que tengo sobre los compatriotas asesinados por los malos milicos” me dijo. En su casa tenía un escrito preparado que me entregó y el relato de cómo llegó a ser integrante del ejército como maquinista de maquinaria pesada “un vecino militar, que vivía en mi mismo barrio me preguntó si quería trabajar manejando maquinaria para el ejercito, y ahí entré” contó. La historia de su vida y lo que vio me la entregó en un documento escrito que aún conservo.

¿Por qué contamos este relato cinco años después? Por dos motivos: uno es que el ex militar ya no vive en Carmelo y en segundo lugar porque esperamos todos estos años para que la prueba no se fuera a destruir antes que ingresara al Batallón 13 el único equipo capaz de preservar y sacar la verdad a luz, que es el equipo del antropólogo José López Mazz.

Fue a López Mazz a quién contacté rápidamente cuando tuve esta información. Sin difusión en la prensa y en una vieja camioneta blanca destartalada, José López Mazz llegó a mi casa un par de semanas después: le entregué el material que tenía, le conté como venía la mano y lo llevé a conversar con este testigo directo de la remoción de cadáveres durante la Operación Zanahoria. Desde entonces, López Mazz ha guardado este material que hoy conforma parte de la evidencia que tiene para trabajar en el Batallón 13 donde pudo ingresar la semana pasada. Ahora entonces, podemos contar esta historia que en EL ECO nos guardamos durante cinco años y que es un humilde aporte para el descubrimiento de la verdad.

La carta.

El texto que me entregó en mano propia tiene un título sugerente: La Dictadura, los políticos, la necesidad de los pueblos. Pero siempre Soldado!!.

Este hombre que supo vivir como vecino en Carmelo durante más de quince años, fue operario de maquinaria para el ejército y pudo tener contacto directo con los enterramientos de compatriotas que ocurrían cuando el régimen militar disparaba e intentaba tapar los crímenes que habían cometido “en el barrio …… a diario llegaba un militar que era vecino de la carpintería y era custodiado hasta que entraba a su casa, horas más tarde este militar vestido de civil era un vecino más y más de un broma le gastamos en referencia a la dictadura, se aguantaba piola. Así fue que un día viendo la necesidad mía de salir adelante y progresar me ofreció ingresar a las Fuerzas Armadas. Recuerdo que le dije ¿Cuánto pagan?. Días más tarde me trae una tabla de salarios y me dijo hasta aquí podes elegir y de aquí en a delante si te adaptas podes llegar por mérito propio. Así fue que aquella tablita de números me llevaría a integrar la institución de las Fuerzas Armadas, lugar donde los oficios se llevan adelante en todas las áreas, construcción de escuelas, rutas y caminos puentes, permitiendo la recorrida por todo el país con la diferencia que mi oficio lo tenía adquirido antes de ingresar” cuenta.

Asume Sanguinetti

Con la asunción de Julio María Sanguinetti “los cuarteles empezaron a cambiar, hasta que llega la orden de tirar los vestigios de la dictadura, entre ellos tuve la oportunidad de ir a tirar el inmenso mástil del Cerro de la Fortaleza de Montevideo, algo que no se podía creer que se hiciera donde había flameado la querida bandera uruguaya, pero detrás de aquel mástil estaban presente los egos del poder, la caída del mástil era un símbolo de poder de unos idiotas.

En los diarios de aquellos días aparecían fotos que señalaban el Batallón de Infantería No. 13 como punto de haber enterrado uruguayos, recuerdo una foto que publicaba La República que desde un tanque de agua de los trenes en Peñarol habían apuntado con lentes largo alcance a la máquina que trabajaba en las excavaciones, se trataba del Plan Zanahoria, donde parte de los vestigios debían desaparecer, pero con la diferencia que estos eran hermanos uruguayos que habían sido enterrados en el batallón Infantería Blindados Nº13, hermanos que con errores o aciertos, no tuvieron la oportunidad de la justa defensa. Lo mismo ocurría con otra máquina que se encontraba en el Batallón Infantería y Paracaidistas Nº 14 en Toledo.

Los operadores de aquellas máquinas eran los mismos que compartíamos guardias juntos o un trago de caña. Un día me tocó ir a llevar combustible para abastecimiento a estas maquinas por lo general primero iba al 13 y más tarde por ser más lejos a Toledo, donde hacía propicio un asadito, entre aquellos movimientos de tierra que se hacían.

¿Salen zanahorias?

En un día que voy al Batallón 13, me entregan de mi unidad una máquina fotográfica, para tomar fotos de los trabajos, ya que se llevaba una historia de los trabajos que se realizaban. Llegué a la máquina bulldozer conducido por el Cbo 2º Silva “Cabeza”, entre la conversación que manteníamos le preguntó ¿y…salen las zanahorias? Y me dice “allá adelante apareció hoy otro”. El barro existente solo mostraba unos restos de tanque de 200 litros. Tomé fotografías varias de la zona en que la máquina trabajaba, zona muy próxima a la cañada de la gruta de Lourdes. En la conversación me dice “estimo que van como seis que ya fueron descubiertos”. Pero los supuestos restos humanos no eran tocados por el maquinista, el trabajo de recopilar los restos se hacía a posterior por oficiales que respondía al Jefe del Batallón de Infantería 13.

A los pilotes

Según el testimonio, durante el gobierno de Sanguinetti los trabajos se continuaron y se sumó al bulldozer una retro excavadora Cat.325 operada por el civil Sgto 1º J. Noble “El Gorila” en aquella rutina de mover tierra se había comenzado la construcción de un polvorín, en el batallón infantería 13, en uno de los tantos días que estaba con “el gorila” le pregunto porque están excavando a tanta profundidad, “para hacer los espaldones del polvorín” me dice “van a ir los pilotes en cada esquina” le dique es eso es un bolazo para semejantes pozos grandes y “el gorila” me dice “tan grandes para que nunca más se vean, date cuenta con que mierda los van a encontrar ahí: ja, ja”. Le digo es que las zanahorias las meten ahí y me dice “sí fueron varias bolsas en la profundidad de los cimientos”. Me dice que calcula que eran seis o siete “y puso cara triste porque al fin era seres humanos”. Aquí se cerraba una parte de la excavación, el trabajo de remoción de los restos lo hacían a posterior y debían tener un lugar donde nunca más fuesen encontrados. El polvorín hecho en aquellos días, allí, están los hermanos uruguayos, cuántos son solo lo saben los que hicieron el trabajo sucio de recolectar los restos, cuenta el testigo a EL ECO.

En tanto, en el batallón de Infantería 14 continuaban los trabajos de remoción, muy poca era la información que surgía de ahí, controlaban las conversaciones y todo movimiento que se hacía, solo se supo que aparecieron restos humanos, pero que mezclados y quemados en los hornos de ladrillo, nada quedaría. Era una zona de donde efectuaron explotaciones de canteras y los movimientos de tierras eran muy importantes con una logística de camiones muy grande. Los años pasaban las máquinas terminaron los trabajos y se continuaba con otras tareas, pero continuábamos compartiendo el compañerismo de trabajo. Alguna broma nos gastábamos como por ejemplo mirá que vos fuiste a la quinta a remover zanahorias.

Nuestro testigo es hoy un militar retirado que mantiene serios cuestionamientos a los acuerdos realizados entre políticos y militares y que asegura que aún hoy los militares “no tienen garantías” para hablar y contar lo que pasó en aquellos años y que existen pactos entre políticos y militares que impiden conocer toda la verdad.

Este testimonio que hoy publica EL ECO y que contiene más documentación sobre el pasado reciente, está en manos de los antropólogos que hoy buscan restos de compatriotas en el Batallón 13 y durante estos años, ha sido nuestro pequeño aporte al conocimiento de la verdad.

Publicado en EL ECO el 02/10/2013

600 trabajadores del frigorífico de Tarariras irán al Seguro de Paro

faena

Unos seiscientos trabajadores del frigorífico Ćolonia de la ciudad de Tarariras pasarán al seguro de Paro a partir del 1 de mayo, según el comunicado recibido por los trabajadores de parte de la patronal. La falta de ganado para faenar como consecuencia del alto precio que actualmente ponen los productores a los animales, hace que la industria paralice sus actividades.

Así lo señaló a EL ECO el vicepresidente del gremio de trabajadores del frigorífico colonia mariano Ever, quién señaló que en la tarde de ayer fueron informados de la decisión de la empresa de enviar al seguro de paro a todos los trabajadores de la planta, a partir del próximo 1 de mayo según indicó.

El frigorífico Colonia que funciona en la ciudad de Tarariras es propiedad del grupo brasileño Marfrig que tiene además las plantas de faena en Colonia Salto, Tacuarembó, San José, y de enlatados en Fray bentos. En total tiene el 25 por ciento de la faena nacional.

 

Hospitales de Colonia no tendrían cambios en sus direcciones

hospital-colonia

Ninguno de los hospitales del departamento de Colonia tendrán cambios en su dirección y ninguno aparece cuestionado para su cambio. El anuncio lo realiza este mediodía el Presidente de Asse Dr. Marcos Carámbula en una conferencia de prensa convocada a tal efecto.

Según publica hoy el Diario El País, los  hospitales que tendrán cambios son los de Artigas, Durazno, Rivera, Paysandú, Fray Bentos, Young, Dolores, Mercedes, Maldonado, Rocha y Chuy, se informó a El País.

Los principales jerarcas de los 42 hospitales de ASSE esperaban conocer ayer por parte del presidente de ASSE, Marcos Carámbula, las bases de los concursos, pero un siniestro de tránsito de una unidad de traslados de ASSE en Colonia, en el que falleció un paciente, hizo que el directorio político del organismo postergara el anuncio.

Este escenario ocurre en medio de graves denuncias de la oposición política que acordó la semana pasada judicializar las irregularidades constatadas en, por los menos, cinco centros asistenciales de ASSE : Bella Unión, Rivera, Dolores, Mercedes y las colonias siquiátricas. La megadenuncia incluirá testimonios y documentación.

Según pudimos saber, las direcciones que permanecerán en el departamento son: Lic. en Enf. Cecilia Badín en el Hospital de Colonia, Dra. Gladys Torres en el Hospital de Carmelo,  Lic. Enf. Mariela Balbuena en el Hospital de Juan Lacaze, Subdirectora: Lic. Enf. Soledad Betarte en Rosario, y la Directora de la RAP: Dra. Gladys Yanet Sandes a cargo de los centros auxiliares de Nueva Palmira, Nueva Helvecia y la red de policlínicas barriales.

 

Un comercio en el pueblo paga mas del doble de impuestos que un productor con 280 hectáreas produciendo

agriculture-1605643_960_720.jpg

Están preocupados. La inclusión financiera los obligó a prolijar sus cuentas bancarias, la política del BPS y la ley de ocho horas a prolijar a sus trabajadores, los controles del MGAP a prolijar su producción, la gestión del Ministerio de Economía y Finanzas a través de la DGI a prolijar sus impuestos, por sobre todo, a utilizar la política de beneficios y descuentos ya que para obtenerlos hay que estar al día con todos los impuestos, y así acceder a los descuentos de combustible, iva, ute, etc.

Y encima ahora la Guía Electrónica de carga y el chip en los camiones, los obliga a declarar exactamente la carga que transportan. No se puede evadir ni un grano de soja.

En los hechos y tirando números, pagan mucho menos impuestos que cualquiera de las otras actividades productivas del pais: una tienda, una librería, un almacén o un kiosco en el pueblo, pagan más impuestos que ellos. Si miramos los números, no solo son como dicen “el motor” de la producción nacional sino que también son los grandes privilegiados de la economía nacional.

Y hoy son los que se movilizan buscando mayores beneficios.

Sin embargo, son muy pocos que hablan del tema. Es difícil conseguir testimonios porque hay una especie de presión social que señala que si criticás al campo, estás en contra del país. Y entonces la discusión se rebaja hasta el modelo de cuatro por cuatro que tiene el autoconvocado, o el viaje a Europa que hizo el invierno pasado. Y el tema es bastante más profundo que eso.

Por eso recurrimos a profesionales del área contable que nos indicaron los datos más exactos, y que se pueden encontrar en las páginas de la DGI y el BPS. Están ahí, solo hay que tomarse el trabajo de buscarlos

Vacas gordas.

Hay un fenómeno que ocurrió y en el que todos los consultados coinciden: hubo una época hace tres años atrás o capaz menos, “que se invirtió en maquinaria cara no comprada con capital propio, y para lo que no se estudio realmente si la productividad de la empresa estaba a tiro para afrontar esos créditos”.

En el área rural es una verdad de perogruyo que muy pocas empresas hacen una proyección real de pagos. Esta semana EL ECO consultó con profesionales, contadores, economistas, administradores de empresas, que trabajan con productores rurales que nos decían que “hay productores súper prolijos que hoy le bajaron los rendimientos y es real, pero siguen siendo fuertes y saneados” y agregan “y están los desprolijos, o que con el prestamos invirtieron en mejoras y otro tanto en viajes y vehículos y hoy no tienen claro como van a hacer frente a sus deudas”.

Cambio impositivo.

El gran cambio que ha enfrentado el agro tiene que ver con la formalización impositiva y con la existencia de mayores controles, y no con un aumento de la carga tributaria. El agro no tiene una presion mayor a otros sectores de actividad, incluso es mas baja que la industria y los servicios. No hay un mayor aumento de la carga tributaria” señaló el Economista Gustavo Viñales en entrevista con el programa No Toquen Nada de Fm del Sol. La entrevista aún puede escucharse en www.delsol.uy.

Viñales es Contador público y Profesor en la Facultad de Ciencias Economicas de Udelar.

Nos remitimos a la entrevista radial porque tras comunicarnos con él prefirió no hacer más comentarios sobre el tema.

Los impuestos.

El agro tiene cuatro impuestos, el IRAE previemanete esta el IMEBA para productores hasta 1250 hectareas o ingresos por menos de 250 mil dolares.

Eso abarca muchos grandes productores que ni siquiera tienen que hacer una declararcion jurada. Ese impuesto es mucho mas barato para el productor.

Desoues esta el IRAE ficto, que se tributa sobre las ventas, que es Imeba mas 50%, y permite descontar el iva de todas las compras. Con ventas de hasta 500 mil dolares por año, es el segundo escalon.

Ambos son regimenes simplificados muy amplios que abarcan a muchisimos productores.

Un almacen puede exonerar con el literal E o pequeño contribuyente si no superas una facturación anual de 1.137.010 pesos que son mas o menos 39.000 dólares.

Despues esta el impuesto al patrimonio: tiene una exoneracion, solo tributan aquellos prooductores que su activo agropecuario supere algunos limites.

Si usted paga impuesto patrimonio tiene mas de 1500 hectareas que son mas de 5 millones de dolares.

Si vamos al censo agropecuario 2011 vemos el tipo de productores y hectareas, solo el 9,2% de los productores están por encima de las 1.000 hectareas. Mas del 90% de los productores agropecuarios no pagan el impeusto al patrimonio porque están exonerados.

El impuesto al patrimonio es una manifestacion de riqueza.

Contribucion inmobiliaria rural.

Se crea por ley nacional pero el destino es exclusivo de las intendencias. Las intendencias recaudan y gestionan esos fondos. Si uno mira la grafica la evolucion de la contibucion inmobiliaria rural, a fines de los ochenta era ela40% de los ingresos de la intendencias. En 2014 es del 12%.

UPM paga 20% del total del Impuesto al Patrimonio.

El impuesto al patrimonio recauda 44 millones de dolares para el pais.

Mas del 90% de los productores rurales no paga Impuesto al Patrimonio, pero ademas en el top 5 de los que pagan impuesto al patrimonio está UPM.

Si uno se basa en las 235 mil hectáres de UPM llego facilmente a mas o menos 8 millones de dolares de impuesto al patrimonio.

Solo UPM paga el 20% del total de la recaudacion del Impuesto al Patrimonio del sector agropecuario que percibe DGI.

Un kiosco del pueblo paga más impuesto que un estanciero.

Un comerciante en el pueblo con dos empleados paga más del doble de impuestos al año que un productor rural con mas de 200 hectáreas dedicadas a la soja.

Veamos un ejemplo concreto, para el que recurrimos al auxilio de profesionales del rubro que nos ayudaron, tras hacerle una pregunta concreta: ¿cuanto paga de impuestos un comercio común en carmelo, con dos empleados, y un establecimiento rural, ambos que aporten el mínimo legal en materia de impuestos?

Con esto nos encontramos

Al día de hoy 2.000.000 Unidades Indexadas (3.8284 pesos cada una = $ 7.656. 800) es el tope que se maneja en el agro para dejar de ser Imeba (franja mínima) y en industria para estar en la franja más baja de Irae ficto, son en $ 7.654.600.

Es decir que el ejemplo que sigue está basado en un campo cuya producción no supero los 7.656.800 pesos al año y un comercio cuya facturación no supere lls $ 7.654.600)

Trabajamos sobre  ejemplos que no superen esto.

Industria y comercio:

Ingresos anuales $ 6.000.000

Es irae ficto paga al año 6.000.000×13.2% = 792.000

792.000 x 25% irae = $198.000 (25% paga el primer año, 50% el siguiente y el tercer año ya paga el 100%)

Y de patrimonio suponiendo que al fin de ejercicio tiene un patrimonio neto entre activos (dinero mercadería cuentas a cobrar etc) menos deudas , un patrimonio neto de 430.000$ , paga 1.5% de impuesto al patrimonio anual , son $ 6.450.

En resumen DGI seria 198.000 + 6.450, (se deja el iva afuera porque en si es una agente de retención y pago , pero mensualmente es sabido que financieramente tenes que tener el dinero para volcarlo) .
BPS: con tres empleados con sueldos de 20.000 $ nominal al mes , la empresa paga por mes de BPS $ 26.500 (considerando aportes patronales y personales).

BSE: $3.500 x mes.

Resumen anual :

DGI: $ 204.450

BPS y BSE anual serian : $ 360.000

Total anual industria y comercio: $ 564.450

Agro

Una empresa rural que tenga 280 hectáreas para soja , si se maneja un rinde de 2.500 kg x hectárea a un valor de 300 dólares la tonelada, se tienen ingresos al año de 210.000 dólares , a un Tipo de Cambiio de 29 pesos, son unos $ 6.090.000.

A este productor le corresponde Imeba, no supera el tope para ser Irae ficto, y mucho menos real.

Este ingreso de soja hace que cuando vende le retienen imeba + inia + mevir, un 0.7%.

Serian unos $42.630 que les retienen cuando entregan la soja y se vuelcan directo a DGI.

Eso es lo que pagan en DGI, y no tienen que presentar declaración jurada ni nada mas .

BPS: también 3 empleados (quizás con menos lo puede ser ), a un sueldo nominal de $ 20.000 , estan los aportes personales que son iguales , $ 12.675 por mes, pero no hay aportes patronales por los obreros , el patrón paga $ 2.380 (que es el mínimo aporte patronal hasta 571 ha.), mas $981 de cuota mutual .

En definitiva paga de BPS por mes $ 16.036, al año son $192.432 (el bps del agro en realidad se paga por cuatrimestre, pero es igual a efecto del cálculo)

No se paga BSE, está incluido en los aportes a BPS.

En resumen en el agro :

DGI $ 42.630

BPS $ 192.432

Total anual agro $ $235.062

El costo del asesoramiento profesional en este caso, también es mucho menor, ya que siendo que aporta por Imeba no necesitas asesoría técnica, solo que te liquiden los sueldos y te den la factura para pagar el BPS (lo hacen por lo general las gestorías).

En industria si o si necesitas un contador que te lleve la empresa todos los meses y te registre la contabilidad, te hace el cálculo mensual de impuestos, se presentan declaraciones anuales , etc.

Allí hay un costo más que estos productores no tienen. Como contrapartida están los márquenes de ganancias que en un comercio rondan el 10% y en el agro si pasan causales como la sequía de este año, será muy poco lo que se pueda rescatar de producción.

De cualquier forma, el balance general es claro: el sector de Industria y Comercio es el sector que soporta la mayor carga tributaria, muy por encima del sector agropecuario.

El dato contra la impunidad que se coló en el juzgado de Carmelo

condor

Gabriel Monteagudo

Terminaba el año y se tramitaban las últimas causas del año 2017 en el juzgado de Carmelo. Había sido convocado a declarar el prefecto que estuvo en Carmelo entre 1978 y 1980, en el marco de la causa en la que dos palmirenses en aquella época, fueron secuestrados dos veces por militares uruguayos y argentinos, encapuchados y llevados a islotes del Delta.

La primera vez fueron rescatados por un pescador argentino, luego los encontraron y se los llevaron nuevamente.

La denuncia de una de las mujeres en el juzgado de Carmelo en junio de 1980, ante la actuaria de aquel momento, blanqueó su situación y pudieron volver a tierra firme. La mujer llevaba la capucha y las esposas que le habían quedado al argentino cuando los rescató.

Era diciembre. El entonces prefecto Rubén Heber Martínez estaba citado a declarar porque él estaba a cargo de la prefectura de Carmelo en aquella época y no podía desconocer lo que pasaba en la costa bajo su jurisdicción. Su abogado defensor es el ex fiscal Enrique Moller, que entre otras cosas archivó la causa Gelman que investiga el paradero de los padres de la hoy diputada Macarena Gelman.

No pasó nada. Un extensísimo lago de amnesia cubría la memoria del ex marino cuando se lo consultaba sobre aquellos años, no recordó nada mientras tanto su abogado presentaba un escrito citando la prescriptibilidad de la causa que se investiga.

Este expediente, en realidad tiene un expediente anterior acordonado y produjo un efecto posterior que podría tener efectos en la apelación que en abril se realizará en Roma por la causa por la que se intenta juzgar a 31 militares de la región por su participación en el Plan Cóndor.

El expediente anterior investiga la aparición de un cuerpo en la zona de Punta Gorda, a cinco kilómetros de Nueva Palmira, durante 1980 y que podría ser una víctima de la dictadura. El cuerpo se encuentra en el cementerio y generó un expediente que cuenta con muy poco avance.

A partir de allí se acordonó la denuncia que el año pasado presentaron los dos palmirenses, pescadores y contrabandistas que en aquella época cruzaban habitualmente el Río Uruguay, desde Punta Gorda a los islotes argentinos a pocos kilómetros. Allí, donde gran parte de los habitantes de esta región conseguían alimentos y elementos de limpieza a mitad de precio favorecidos por el cambio, era habitual el contrabando. En aquella época en cualquier casa de la zona se encendían los primus o las cocinas a querosén con fósforos tres patitos y se cocinaba con aceite Cocinero.

En esta causa fue llamado como testigo Rubi “Ruda” Veliz, ex integrante de Prefectura que declaró en varias causas de Derechos Humanso señalando el lugar exacto donde el vio que se realizaba el intercambio de prisioneros, encapuchados y atados que se traían de Argentina y otros, encapucahdos y atados, que las Fuerzas Conjuntas entregaban a sus pares de la vecina orilla.

Allí, donde debería colocarse una estrella de la memoria, hoy es la playa privada de un country y fondeadero de embarcaciones de ricachones argentinos.

Veliz venía contando su historia, la que ya conocemos, como fue testigo del intercambio de prisioneros detenidos-desaparecidos por la coordinación represiva de militares de la dictadura cívico-militar de Argentina y Uruguay. Allí, frente al juez José Vera, Véliz relató que en aquella época supo de la llegada del represor Jorge Tróccoli, a quién reconoció en el reciente juicio que se realizó en Roma.

En ese momento, el juez Vera paró la audiencia y señaló un detalle por el cual puso a disposición de sus superiores su participación en la audiencia: su esposa Soledad Dossetti García, tenía siete meses cuando sus padres fueron secuestrados en Buenos Aires por militares uruguayos entre los que se encontraba Jorge Tróccoli. Soledad fue rescatada por el portero y luego de un largo periplo fue recuperada por su abuela materna según se puede leer en la documentación que tiene on line el Observatorio Luz Ibarburu.

En el procedimiento estaba Jorge Trócoli, según contó a EL ECO el abogado de la causa, L De Césare “ahora veremos como sigue esta instancia, aunque seguramente todo pasará a la Fiscalía Especializada en Crimenes de Lesa Humanidad que dirige el fiscal Ricardo Perciballe.

Véliz está seguro que Tróccoli participaba directamente en el intercambio de prisioneros en las islas del Delta. Su dato podría ser clave para la apelación del próximo mes de abril.

El Juicio en Roma.

Allí fueron juzgados 35 militares del Cono sur, de los cuales 13 eran uruguayos. Solo el ex canciller de la dictadura Juan Carlos Blanco resultó condenado.

Los uruguayos Gregorio Álvarez, Jorge Tróccolli, Ricardo Arab, José Gavazzo, Juan Carlos Larcebeau, Pedro Narbondo, Luis Maurente, Ricardo Medina, Ernesto Ramas, José Sande, Jorge Silveira, Ernesto Soca y Gilberto Vázquez estaban acusados en este juicio.

La Operación Cóndor fue un plan ideado por el general Pinochet que orquestó la represión de la oposición política en las décadas de 1970 y 1980 por parte, sobre todo, de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia

La historia de Soledad

A raíz de la información que obtuvimos esta semana sobre el vínculo personal que afectaba al juez letrado de Carmelo José Vera con la causa Tróccoli, pudimos recomponer la historia que lo hizo excusar en esta causa.

Su denuncia se puede ver en http://www.observatorioluzibarburu.org/media/uploads/2-2041520007.PDF

En Argentina, Edmundo Dosetti Techeira y Eleana Sara María García Ramos, primero vivieron en un apartamento en Capital Federal y luego de la desaparición de José Hugo Méndez (junio 76) se mudaron a El Palomar, donde en 1977 nació la hija de ambos, Soledad. Luego de la desaparición del matrimonio Michelena-De Gouveia, amigos personales y compañeros de militancia se mudaron nuevamente al barrio Vicente López, en la Provincia de Buenos Aires.

En Argentina ‘el Flaco José’ trabajaba en contabilidad del Laboratorio FLAVORS en Martínez y de Perito Mercantil para diferentes empresas, e Ileana culminó sus estudios de profesorado de inglés.

El 21 de diciembre de 1977 fueron secuestrados de su apartamento (ubicado en la calle Lavalle esquina Maipú) por personas vestidas de civil. En esa oportunidad también fue secuestrado el uruguayo Alfredo Bosco, actualmente desaparecido. En estas circunstancias la hija del matrimonio fue entregada al portero del edificio testigo y denunciante del secuestro-, luego enviada a una Casa Cuna y recién el febrero entregada a su abuela materna.

Según testimonió una sobreviviente, Edmundo y Eleana fueron vistos por última vez en el centro clandestino de detención conocido como ‘Pozo de Banfield’.
Datos extraídos de A todos ellos. Informe de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos , Madres y Familiares de Detenidos y Desaparecidos, Montevideo, 2004.

Su testimonio en Roma

Soledad Dossetti tenía siete meses cuando un grupo de hombres entró al apartamento en el que vivía con sus padres, Edmundo Sabino Dossetti e Ileana García Ramos de Dossetti, y los separaron. Ahora es una mujer de 38 años que se constituyó parte civil en el juicio y relató hechos que le fueron contados por sus abuelos acerca del secuestro, y otros que descubrió en su camino de búsqueda. “Mis padres fueron secuestrados a las 23.00 del 21 de diciembre; mi padre acababa de cumplir 25 años y mi madre 23. Por el testimonio del portero del edificio, personas vestidas de particular con armas largas le exigieron que los acompañara al piso 12 y lo obligaron a anunciarse a la puerta para que mis padres le abrieran. En casa estaba también Alfredo Fernando Bosco, compañero de la universidad que había viajado a Buenos Aires para refugiarse. Él también sigue desaparecido. Según el relato del portero, mi madre se resistía a entregarme, y por eso fue muy golpeada. Me dejaron al portero, que después me entregó al personal policial de la comisaría. Mis abuelos se enteraron a raíz de una carta que escribió un vecino y los primeros días de enero viajaron a Buenos Aires. Me habían entregado a una familia. Mi abuela tardó 15 días en recuperarme y me encontró en un estado de salud muy deteriorado y con un problema de dislocación de la cadera por el cual tuve que tratarme en los siguientes 25 años”.
Edmundo e Ileana Dossetti reaparecieron años después, en una carta escrita por Adriana Chamorro y su esposo Eduardo Corro, argentinos sobrevivientes del pozo de Banfield, que compartieron celdas con el matrimonio Dossetti. Según contó la pareja, en Banfield argentinos y uruguayos eran separados. Cuando Chamorro y su esposo fueron detenidos, las celdas del primer piso ya estaban repletas, así que les tocó compartir calabozos en el segundo piso con los uruguayos: “Chamorro estuvo en la celda con mi madre -dice Dossetti- y se enteró de que todo el grupo había sido detenido en diciembre de 1977. Nos resaltó que los uruguayos, cada vez que volvían de un interrogatorio, decían que las personas que los interrogaban eran uruguayas, y eso les llamaba la atención. En mayo se comunicó a los uruguayos que iban a ser trasladados a una cárcel legal en el sur del país. Salieron todos excepto mi madre, que estuvo allí hasta finales de junio”.
Soledad Dossetti relató también que supo, años después, de Ramón Camps, jefe de la Policía de la provincia de Buenos Aires, quien tuvo un rol de primera línea en la represión en Argentina; el Centro de Operaciones Tácticas Nº 1 Martínez, el Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes son conocidos como Circuito Camps. La conexión surgió por una prima de su madre que vivía en Buenos Aires y que la hospedó varias veces durante las vacaciones de su infancia: “Sé que parece increíble, pero esa pariente estaba casada con Jorge Alberto Torres, que era un gran amigo de Camps. […] Cuando tenía 13 años esa prima me contó que Camps le había dicho que le daba pena que siguiéramos con la esperanza de encontrar a mis padres, y que él sabía que habían muerto en un traslado entre Argentina y Uruguay”. El nombre de Néstor Tróccoli surgió sobre el final de la declaración de Dossetti, cuando la jueza preguntó si en Uruguay había condenados por estos hechos y el abogado Fabio María Galiani, defensor de Dossetti y del Estado uruguayo, relató las condenas a Gregorio Álvarez y Juan Lacerbeau y la fuga en Italia de Tróccoli para escaparse de la Justicia.
Dossetti señaló a la diaria su satisfacción por declarar en el juicio en Roma. También agregó detalles sobre lo que le contó Adriana Chamorro, la última en ver a sus padres vivos: “Mis padres y los uruguayos que estaban en Banfield no creían que su destino final fuera la muerte. Estaban convencidos de que iban a terminar en una cárcel. Para nosotros fue muy importante saber eso y pensar que no vivieron sus últimos meses con angustia. Chamorro me contó que jugaban ajedrez entre una celda y otra con golpecitos en la pared, que cantaban canciones de Daniel Viglietti, que el día de mi primer cumpleaños, ante el desánimo de mi madre, que pensaba en mí, los otros les enviaron muñequitos hechos con migas de pan y entonaron ‘que lo cumplas feliz’”.

Fuente: https://ladiaria.com.uy/articulo/2015/12/migas-de-pan/

Las historias vuelven, una y otra vez. Reaparecen, se entrecruzan y nos sorprenden, como le pasó al magistrado Vera, actuando en un juzgado aparentemente lejos de los temas familiares, del pasado que es presente y del futuro que anhela un merecido acto de justicia.

La verdad, siempre cubierta de impunidad en Uruguay, se cuela por los recovecos más impensados. Incluso por los recovecos de los juzgados menos pensados.

FIN

La medida justa

diaros

Sobre justicia, reclamos y periodismo.

En tiempos en que se dice cualquier cosa por las redes sociales, donde se exponen hechos y se opina sin filtros ni conocimiento desde cualquier plataforma electrónica, el fallo de la justicia de Carmelo con el sobreseimiento en el caso que involucró al colega Elio García, pone el justo equilibrio entre la sensatez que debe primar en toda sociedad, y la tarea responsable que deben asumir los comunicadores.

En un pueblo chico, donde todos nos conocemos, quienes están directa o indirectamente trabajando en tareas vinculadas a la órbita pública, deben comprender que la difusión de situaciones vinculadas al Estado es, justamente, de interés de toda la sociedad, y por lo tanto los periodistas nos ocupamos más de ellas que de los temas estrictamente privados. Por ejemplo, es muy difícil que se escuche o lea a un periodista exponiendo sobre la forma en que un almacenero maneja su negocio, pero es sumamente frecuente que los periodistas nos ocupemos de lo que, por ejemplo, ocurre en el hospital, o en el municipio, o en cualquiera de las oficinas del sector público.

Porque se trata de organismos que funcionan con el dinero de los impuestos de toda la sociedad, y por lo tanto, la mirada del periodista sobre ellos, debe ser una mirada escrutadora y escasamente complaciente.

Y como en un pueblo chico nos conocemos todos, como decimos líneas arriba, hay que tener un cuidado adicional, para evitar los malos entendidos o las susceptibilidades. Todos conocemos a Pablo y Sofía, sabemos que son buena gente, y se entiende que se hayan sentido molestos al escuchar y leer algunas cosas vinculados a su trabajo cotidiano.

Pero en realidad no había un cuestionamiento a su tarea lo que estaba en la mira, según lo dice claramente el fallo de la justicia, sino una serie de procedimientos del Estado en este caso de ASSE, que en principio, deberían ser lo suficientemente claros y transparentes para que los periodistas podamos difundirlos sin generar suspicacias ni entre la población, ni entre los mencionados.

En este sentido, el fiscal fue claro en el dictamen “no toda expresión crítica puede dar lugar a demandas o denuncias por delitos contra el honor, aún cuando luego se demuestre que eran incorrectas, aspecto que lateralmente se ha probado en autos por las declaraciones testimoniales, pero no necesariamente conduce a entender que hubo dolo en el denuncia, ya que en aras de proteger la libertad de expresión e información en una sociedad democrática, los denunciantes debían probar que las expresiones que consideraron ofensivas, fueron realizadas con real malicia” señala el texto del fiscal, según exige el art 336 del C. Penal esto es que el denunciado difundió algo a sabiendas de que eran falsas o con temeraria indiferencia de la verdad.

Pablo y Sofía probaron que hubo manifestaciones incorrectas en las publicaciones del periodista, dice el fallo judicial que reproducimos líneas arriba, pero esto, aclara la justicia, no significa que fuera escritas con la malicia de perjudicarlos.

La ley protege especialmente al periodista en este punto, el cual, más en el caso de las cuestiones vinculadas al Estado, debe navegar por un mar de oscura neblina como consecuencia del secretismo que se acostumbra en las oficinas públicas.

Ni la ley de Acceso a la Información Pública ni la certeza de que los funcionarios del Estado deben ser doblemente transparentes en el ejercicio de su función, sobre todo los jerarcas, hace que los periodistas tengamos una información clara a la hora de poner la lupa sobre los asuntos de interés público. Y por ello muchas veces estamos obligados a navegar en un mar de condicionales, fuentes indirectas y testimonios off de récord de involucrados, porque la información documental que aporta las certezas, falta a la cita.

En general, el jerarca esconde los documentos porque cree que no tiene que dar explicaciones por sus actos. Y menos si quien los pide es un periodista.

Por esto, el fallo de la justicia de Carmelo es contundente “se entiende que el denunciado no puede ser responsabilizado por informar o difundir un asunto de interés público, ya que la misma se realizó legalmente, sin abusar de su derecho a la libre expresión, sin real malicia, más allá de la lógica molestia de los denunciantes” señala.

Quienes hemos padecido jueces horribles y fiscales deplorables, en muchas causas similares, saludamos la claridad y la solidez de la argumentación del Fiscal Carlos Chargoñia y la posición concordante del juez José Vera, porque aportan la medida exacta en el juego de equilibrios que en una sociedad, permite el desempeño de una prensa libre.

Algo que es fundamental, para que pueda existir una sociedad mejor informada.