No importa, acá igual ganan los blancos

Gabriel Monteagudo

Mientras el departamento se cae a pedazos y la lluvia termina con lo que queda del asfaltado urbano, el intendente de Colonia Dr. Walter Zimmer pasea por el Estado de Pernambuco, allí donde el sur continental forma la punta que más se adentra en el océano atlántico.

A más de tres mil kilómetros de Colonia, Zimmer, su compañera y el ex periodista Martín Cabrera, firman acuerdos para llevar la orquesta municipal a Olinda a cambio de traer un grupo de frevo, ese ritmo que se baila en Pernambuco.

No se trata de una chicana, sino de una panorámica de la realidad del representante de un partido que es capaz de avasallar las urnas de votos en la elección, pero luego es incapaz de gestionar un departamento como Colonia. A esta altura la gestión de Zimmer no solo es deplorable sino además vergonzosa.

Además de tener un intendente con un pedido de procesamiento por parte de la justicia, en los últimos días las redes sociales muestran quejas -ya no de carmelitanos o palmirenses protestando por el estado de las calles-, sino de ciudadanos de la conservadorísima Colonia Valdense y hasta de los propios colonienses de Colonia del Sacramento, que se manifiestan hartos de una gestión incapaz de mantener en buen estado las vías de tránsito, incapaz de gestionar con eficiencia la recolección de residuos domiciliarios o el funcionamiento de una dirección tan importante como la de Tránsito, incapaz de elaborar un plan para los barracones de Montes del Plata y hasta incapaz de mantener el Barrio Histórico, verdadero tesoro del menguado turismo que llega al departamento.

Mientras las ciudades se caen a pedazos, Zimmer organiza paseos familiares con la excusa de la firma de tratados de hermanamientos que luego le permiten ir de paseo y disfrutar de vacaciones con el dinero del pueblo.

Pero llegan las elecciones y la formidable maquinaria electoral que ha montado el Partido Nacional en Colonia en forma ininterrumpida del año 1985 para acá, rejunta votos de cada rincón del departamento y arrasa en la elección. Así pasó y así pasará en los comicios departamentales de 2015 porque allí, en las urnas colonienses, el triunfo de los blancos es inevitable.

A esa maquinaria electoral que ya no le interesa gestionar la cosa publica sino conservar el poder, no hay quien le haga sombra porque además, el Partido Nacional tiene la suerte de tener una oposición que no solo es incapaz de montar una estructura departamental capaz de disputarle el poder en el territorio, sino que trabaja para perder cada vez por mayor diferencia de votos.

A la falta de propuestas ¿conocen los colonienses alguna propuesta concreta que los pueda beneficiar si votan a colorados o frenteamplistas?, se suma la falta de estrategia. Mientras que el Partido Colorado coloniense va a la fusión y mimetización total con el Partido Nacional -vean sino a Sergio Bertón anunciando que será candidato a alcalde por los blancos en Tarariras-, en el Frente Amplio hacen fuerza para no ganar y en lugar de seleccionar un candidato sólido, apuntalarlo y formarlo recorriendo el departamento durante el período, terminan haciendo siempre lo mismo y optan por inventar candidatos tres meses antes de la elección.

Candidatos que son muy buenas personas pero que son ilustres desconocidos para la población y que no saben donde queda el boliche de Debenedetti en Colonia Arrúe. Candidatos que no aprietan fuerte cuando dan la mano, ni saben por cual calle se llega a lo de Gladys Giménez en el Barrio Saravia.

De un candidato único pasaron a tres y ahora a seis precandidaatos que no tienen más que buenas intenciones. Buenos ciudadanos sin ningún peso político salvo alguna honrosa excepción. Convencidos que es una cuestión de cantidad y no de calidad. estaría bueno saber desde ahora a cuantos precandidatos propondrán en la elección de 2020 ¿a doce?, ¿a 24?, ¿a 256?.

Pero además, los frenteamplistas de Colonia hacen política de lunes a viernes en horario de oficina, mientras los blancos saludan a la maestra en el cien aniversario de una escuela rural, un domingo a las diez de la mañana. Y así, sin verlos cara a cara, es imposible convencer a la gente que existe una alternativa diferente a lo qeu culturalmente están resignados.

Mientras tanto las calles se siguen sembrando de pozos, los vehículos rompen amortiguadores y las señoras se caen en bicicleta o se fracturan el tobillo porque nunca saben si el asfalto que pisaron ayer seguirá allí el día de hoy.

Y a nadie se le cae una idea de como cambiar esto.

Por eso, mientras el departamento se cae a pedazos, Zimmer puede seguir paseando por las coloniales calles de Olinda, bailar frevo por todo el estado de Pernambuco y mojarse los pies en las playas más peninsulares del continente.

Porque si algo ya saben los colonienses es que acá, en Colonia, ganan los blancos.

Anuncios

El Espacio de la Memoria

Peré y Méndez y todos los carmelitanos que faltan

Ramón Peré era de Carmelo y fue el “primer mártir de la dictadura”. Era un joven militante comunista, estudiante de Veterinaria y militante de la FEUU, fue muerto de un disparo “por la espalda” durante la Huelga General convocada en protesta por el golpe de Estado el 6 de julio de 1973.

El joven Peré era oriundo de Agraciada y se había casado con una carmelitana, Alicia Jaime. Quienes lo recuerdan, cuentan que vivían en Mortalena y Tomás Nuñez y tuvieron una panadería cerca del puerto. En el año 69 nació Nancy, su primera hija y se fueron a Montevideo, según contó a EL ECO la misma Nancy Peré.

Peré repartía volantes en la vía pública con un compañero, hasta que fueron vistos por dos efectivos del Ejército. Los jóvenes corrieron y uno de los efectivos hizo fuego “desde corta distancia”. Les dispararon por la espalda y una de las balas alcanzó a Peré y le produjo la muerte.

La indagatoria judicial determinó el procesamiento con prisión del coronel (r) Tranquilino Machado, autor del disparo mortal. El juez Penal de 3º Turno, Rubén Saravia, que llegó también a Carmelo cuando Carlos Colmenero renunció a su cargo -ahora en Montevideo-, dispuso su enjuiciamiento como autor de un delito de “homicidio muy especialmente agravado”, por cuanto la muerte se produjo “por motivos fútiles, frívolos, irracionales, ilógicos, absurdos, existiendo en principio una gran desproporción entre el motivo y la acción de matar”.

Pero tampoco hay que olvidar a Victorio Oscar “El Ñato” Méndez Vidal, quien trabajó en el Varadero, y fue detenido primero en 1971, secuestrado en el Batallón de Mercedes en plena democracia, y luego el 11 de enero de 1974, detenido y llevado al Penal de Libertad, donde fallece el 29 de abril de 1978 de un cáncer de páncreas, probablemente por los golpes recibidos en la tortura, ya que el páncreas era uno de los lugares favoritos para golpear de los torturadores.

El espacio de la Memoria

Ellos son dos ejemplos claros y directos de cómo actuaron los militares sobre la sociedad civil y sobre los inocentes. Pero también hay que tener en cuenta que Carmelo fue una de las ciudades del Interior del país que más sufrió en sus ciudadanos la dictadura militar, y en este mismo día de recuerdo a “Chiquito” sería bueno establecer ese sector de la Plaza Independencia donde se colocó el busto al heladero de Carmelo, como un Espacio de la Memoria para recordar a todos los carmelitanos que sufrieron la cárcel de la dictadura, los que siguen vivos y salieron adelante, pero especialmente a aquellos que murieron jóvenes como consecuencia de la tortura acumulada en su cuerpo. Vaya entonces desde EL ECO esta propuesta y nuestro recuerdo también a Emilio “El Vasco” Alhers, Julio Gavilán, Milka Alberti, Gustavo Pisciottano, Juan Cabrera, J. L. Pittamiglio Olmedo y Dardo de Rosa, fallecido recientemente en Canelones, donde se había establecido.

2013: Un año en el que pasó de todo en Carmelo

Por Gabriel Monteagudo

Quien lo diría, los carmelitanos terminamos el año con un homenaje a Aldo “Chiquito” Perrini. Saldamos una vieja deuda pendiente como sociedad, y tiramos lejos de una vez por todas la teoría de una guerra de bandos (conocida como teoría de los dos demonios), ya que a partir del sábado a los carmelitanos nos quedó más que claro que Aldo Perrini no estaba en ningún bando, haciendo ninguna guerra, más que la de fabricar los mejores helados jamás degustados por grandes y chicos en Carmelo y sus alrededores.

Dos mil trece fue el año del Sucive, de dos primeros meses donde no sabíamos cuánto nos iba a tocar pagar de patente y de consultas en una página web que pasaba colapsada. Hoy no terminó el año y ya tenemos el calendario de pago de patentes y para la segunda quincena de enero, patentes pares e impares ya tienen fecha de pago.

En dos mil trece se celebraron los cien años de la primera vendimia de Bodegas Irurtia y amanecimos un día con la noticia de que se nos había muerto Hugo Chávez y de que Latinoamérica era en aquel marzo un poquito menos solidaria.

También para EL ECO fue el año en que los carmelitanos descubrimos la insoportable cantidad de lodo contaminado que acá enfrente los argentinos volcaban desde el Riachuelo al Río de la Plata, y mientras la oposición a nivel nacional hacía una campaña para vacunar a todas las niñas contra el virus del papiloma humano (HPV), a raíz de un trabajo del edil José Luis Pittamiglio los colonienses nos enteramos de que Zimmer había viajado un total de 109 días por el mundo y que sus viajes le costaron a la comuna unos 51 mil dólares.

Hablando de dólares, los cajeros de Carmelo y Nueva Palmira ni se inmutaron, pero en la capital departamental el “dólar colonia” sacudió la tranquilidad capitalina y largas colas de argentinos buscando los dólares que en su país les negaban, eran la característica a mediados de año del paisaje coloniense.

Tres proyectos de viviendas sociales que se construyen en Carmelo quedaron paralizados porque el Ministerio de Vivienda no autoriza terrenos para viviendas que no tengan conexión a saneamiento. En Carmelo el único terreno con saneamiento al frente que puede encontrarse es la Plaza Independencia, y así fue planteado al Ministro de Vivienda Francisco Beltrame, mientras nos enterábamos de que las “viviendas sociales” que supuestamente eran para los trabajadores, tenían un costo de ciento diez mil dólares, un valor al que un trabajador solo puede acceder si saca el cinco de oro.

Este año también nos enteramos del verdadero sueldo de Zimmer, del cual dijo que donaría una parte, pero nunca cumplió. Los que sí cumplieron y con creces fueron los del sindicato de la construcción: el Sunca donó más de 130 mil dólares a instituciones de Carmelo y colaboran cada sábado con obras para la comunidad, y si contabilizamos todo el departamento, el aporte de los trabajadores a diferentes instituciones supera los doscientos mil dólares.

En materia de inversiones, el “parate” de la inversión argentina fue un golpe fuerte (ver notas aparte) pero los argentinos siguieron viniendo igual y se las arreglaron para traer dólares y continuar invirtiendo. Así florecen un proyecto contra el Arroyo de las Vacas y otro sobre Punta Piedras, de los que hemos dado detalles en EL ECO.

En materia deportiva tuvimos novedades. Tras vencer 3 a 1 a Centenario y consagrarse campeón de la Divisional de Ascenso, Peregrinos cumplió su sueño de jugar en la A y lo hará en 2014. Fue el pasado 18 de mayo, cuando en el Parque Artigas y con goles de Daniel Blanco, Marcelo Paz y Santiago Siri, Peregrinos gritó ¡¡¡campeón!!! y ahora aspira a realizar un buen papel en la primera división del fútbol carmelitano. Con una fiesta que nucleó a numerosas glorias del pasado y el presente del elenco albinegro de calle 18 de Julio, Artigas FC realizó el domingo 14 de abril un almuerzo celebratorio de sus primeros cien años.

Mientras tanto, Pablo Anchieri y Ezequiel Fasini fueron dos de los más destacados remeros del presente año. Los integrantes del Carmelo Rowing Club obtuvieron numerosas medallas en sus respectivas presentaciones tanto a nivel Sudamericano como Mundial.

Dos mil trece fue el año en que asesinaron a otra persona en El Cerro y ya suman dos los asesinatos impunes en ese lugar, mientras que se conoció que somos una de las tres ciudades del departamento donde se roban más motos.

También disputamos el primer lugar de la ciudad donde hay más pozos en las calles, donde dejamos más amortiguadores, etc., y fue el año también donde se comenzó a asfaltar, donde se reconoció que la Doble Vía fue mal hecha, donde se hicieron buenos asfaltados y otros que en estos días van quedando pegados en el caucho de los vehículos.

Mientras un grupo de ciudadanos se movilizaba para lograr instalar una sede educativa de nivel terciario en las barracas de Montes del Plata que quedarán libres en pocos meses, los docentes agremiados decidieron la ocupación del Liceo 2 de Carmelo, algo inédito que ni aún ante la muerte de Líber Arce se pudo hacer. La ocupación fue apenas por 24 horas, y la noticia no estuvo allí, sino en la resistencia a la ocupación que realizaron algunos docentes locales y la intromisión del comerciante José Valente; aún nadie sabe a santo de qué, organizó una reunión para redactar una carta firmada por docentes que se oponían a la ocupación.

También vinculado al ámbito educativo, EL ECO publicó la jubilación de los directores de los dos liceos y del Instituto de Formación Docente. En estos días se supo que en forma interina el Prof. José Luis Pittamiglio será el director del liceo 1 Dr. David Bonjour y la Profesora Luz Marina Torres del Instituto de Formación Docente. Ojalá logren la efectividad.

Pero tal vez lo más grave que ocurrió este año en la ciudad no fueron ni las calles, ni la información policial, ni los líos políticos: lo más grave fue sin duda descubrir que el funcionamiento de la Justicia a nivel local dejaba mucho que desear. Desde nuestro informe en el mes de marzo, descubrimos que la Justicia Civil que impartía la Dra. Alejandra Casullo generaba más problemas que soluciones. Desde los funcionarios, pasando por los actuarios, los abogados y los propios ciudadanos que concurrían al juzgado buscando el amparo de la Justicia y encontraban más problemas que soluciones. En EL ECO publicamos dos casos emblemáticos: el de una mujer que se alejó de su pareja por violencia doméstica y que sufre aún amenazas ante una Justicia que no actúa, y el desalojo de una mujer embarazada que en estos días dio a luz dos meses antes, probablemente como consecuencia de la situación a la que fue expuesta por la decisión de la jueza Casullo en el mes de setiembre. Finalmente, las noticias terminaron confirmándose plenamente cuando la Suprema Corte de Justicia removió a la jueza y envió un nuevo magistrado.

Y mientras encontramos una mujer de origen dominicano que quedó varada en Carmelo, pero recibiendo grandes muestras de solidaridad de los vecinos del barrio Lomas, una información dada por EL ECO y confirmada luego por los mismos funcionarios de la Dirección de Tránsito, termina el año con la explosión de un conflicto entre el Director Operativo Daniel Sánchez, puesto por Zimmer, y el Director formal, Mario Leiva, puesto por Moreira. En medio de la pelea, EL ECO terminó en los tribunales, los semáforos de Colonia se sacaron sin inaugurarse y las motos rematadas y pagadas no fueron entregadas.

Parece una historia del día de los inocentes, pero es real.

 

¡¡Feliz 2014!!