La Junta Departamental ya no es lo que fue.

gm

En los últimos años, la Junta Departamental de Colonia ha perdido el protagonismo que tuvo históricamente. De grandes discurso políticos desde los cuales se defendían las ideas que abrazaba cada partido, pasamos a la actualidad donde las intrigas palaciegas y la obsecuencia con el poder son el alimento de quienes solo aspiran a que llegue fin de mes para cobrar sus viáticos.

De la discusión de ideas se pasó al cuchicheo acomodaticio y del enfrentamiento verbal a la denuncia en el juzgado. De ser caja de resonancia de los problemas de los vecinos pasó, rápidamente en los últimos años,  a ser caja de resonancia de las miserias sectoriales y partidarias.

Pero esto no pasó porque sí.

Resulta que soy el periodista más viejo que cubre la junta departamental.  Norberto Costabel me dejó ese lugar en el que supimos mirarnos con recelo primero, y respetarnos después con el transcurso de los años.

Allá por el 85 me tocó ser  el gurí insolente que llegaba a disputarle la cancha al veterano que cubría parlamento departamental desde antes de la dictadura. 

Así que puedo decir con fundamento, algunas cosas de la Junta Departamental de Colonia.

En los hechos, el legislativo departamental desapareció a partir de que los ediles decidieron eliminar el cargo administrativo de Secretario General e instalar una Secretaría política.

Gran error que pone a los funcionarios administrativos dependiendo de un cargo político, nada menos que del partido mayoritario, y al legislativo como un brazo ejecutor del intendente. Hoy es un organismo que está desfigurado y funciona solo para satisfacer las necesidades administrativas del Ejecutivo.

Nada que ver con su cometido de legislación y menos de contralor.

El cambio.

El cambio a Secretaría política desmereció muchísimo y en forma acelerada, la discusión política y la calidad democrática de la junta Departamental.

Antiguamente, los funcionarios, al no depender del poder político, sólo de su carrera y de un funcionario administrativo superior, daban trámite a los asuntos entrados en orden, no tenían privilegios para ningún edil y cumplian con su labor según la reglamentación.

Ahora, al depender de un cargo político, de alguien además que fue Presidenta de la Junta, que integra el partido mayoritario, que es brazo derecho del intendente,  y que además les da las órdenes, manifiestan una natural inclinación a recostarse para el lado del patrón,  y por eso hay ediles que hoy por lo bajo, se quejan que los funcionarios mandan más que los ediles, dando directivas incluso dentro de las comisiones. Algo impensado hace pocos años atrás.

En el aspecto político, la discusión de ideas en Sala ya no existe, y todo se circunscribe a lo que acuerdan los partidos en la Comisión de Asuntos Internos, o lo que decide el Partido Nacional que se discuta. La Junta Departamental como caja de resonancia de ideas políticas y de inquietudes de la población, ha pasado a ser la caja de resonancia de la mayoría absoluta.

El gran cambio.

La pandemia les dio además una excusa perfecta para terminar con lo poco de discusión política que había en el recinto.

Con la anuencia de los integrantes del Frente Amplio que integran la Comisión de Asuntos Internos, se decidió que las sesiones sean secretas, exclusivas para ediles VIP,  y marginales.

Secretas porque se prohibió el ingreso de público, y además el ingreso de periodistas está acotado, exclusivas para ediles titulares porque no permiten ingresar a los suplentes y marginales porque son  violatorias de las leyes, ya que  la decisión que impide el normal funcionamiento de la Junta fue tomada por la Comisión de Asuntos Internos y no pasó por la votación del Cuerpo.

Ninguna comisión tiene potestad para cambiar el funcionamiento de la Junta Departamental si no cuenta con la aprobación de la mayoría en sesión del Cuerpo.

Pero además, lo de los ediles suplentes es escandaloso. El Artículo 5 de la Ley Orgánica Municipal dice claramenteEn los casos de muerte, incapacidad, renuncia aceptada, inhabilidad o cese de los titulares, los suplentes respectivos lo reemplazarán con carácter permanente. En los demás casos reemplazarán automáticamente a los titulares por ausencia o inasistencia de éstos, ocupando el cargo mientras dure dicha ausencia o inasistencia”.

Por si a algún alcalde se le ocurre seguir el mal ejemplo de impedir el ingresos, la norma también alcanza a los municipios.

Y es una ley, por lo tanto no la puede derogar una Comisión de Asuntos Internos de ninguna Junta Departamental.

Pero además, la limitación del tiempo hace que tampoco se pueda procesar la discusión política, o que la oposición no pueda plantear temas, o que se les corte el micrófono para evitar el uso de la palabra lo cual genera una situación de impotencia en la oposición.

Esta situación de pandemia, ha sido aprovechada por el Partido Nacional para apagar muchos de los escándalos políticos que tiene, y que han ocurrido en su interna, y de las críticas a la segunda gestión de Carlos Moreira, Y lo hacen a través del mecanismo de coartar los caminos de expresión de la oposición dentro del recinto. En una Junta Departamental casi silenciada y digitada, la libertad de expresión y la oposición de ideas se convierten en un bien escaso y con eso gana el oficialismo.

Las actas.

Las actas son el corazón del funcionamiento de la Junta Departamental. Hay tres taquígrafas que se van turnando para tomar nota de todo.

Se puede decir con propiedad entonces, que lo que no está en las actas, no ocurrió dentro de la Junta.

Además, todo queda grabado, por lo que ambos soportes se complementan mutuamente: si no está en taquigrafía, está en la cinta. Y si no está en ambas, no ocurrió dentro del recinto.

En materia de trabajo administrativo, los funcionarios de la Junta Departamental de Colonia tienen veteranía en su oficio y conocen al dedillo el funcionamiento del Cuerpo. Siempre hay al menos dos funcionarios dentro del recinto mientras se realiza la sesión, mirando quién entra, quién sale, quién pide la palabra y que dicen. Si algo ocurre, por más mínimo que sea, ellos alertan a la mesa.

La experiencia de este equipo es tal, que pueden llevar adelante una sesión en medio de una selva e igual no se perderían detalle de lo que dicen o hacen los ediles.

Si ellos no lo registran es porque en el recinto eso que dicen,  no ocurrió.

La despiadada.

Es sin dudas, la política más experiencia que tiene el Partido Nacional en Colonia después de Carlos Moreira. Lo que no tiene de apoyo popular lo tiene de conocimiento y experiencia dentro de la Junta Departamental y desde que es Secretaria General, ha asumido un poder casi absoluto y lo maneja a discreción sin tabúes ni limitaciones por cuestiones religiosas de raza o de género. Maneja con discrecionalidad y en consulta permanente con Moreira, hasta el más mínimo detalle de lo que ocurre en la Junta Departamental.

Además de dedicación total -percibe el mayor salario de la Junta Departamental- Claudia Maciel se ha especializado en conocer cada detalle administrativo y de la leguleyos que implica el funcionamiento del Cuerpo, pero también es una operadora política implacable.

Ha logrado que la oposición vote cosas increíbles, decide que temas se tratan, le hace señas a los ediles cuando hablar y cuándo mantenerse en silencio, con una mirada su bancada sabe si tiene que levantar la mano o no para votar, determina que es lo que va y que no en el Orden del Día,  y decide hasta que ediles integrarán una delegación para un viaje. Sabe absolutamente todo de la Junta y como operadora del intendente es una jugadora despiadada. Para lograr sus objetivos políticos es como Luis Suárez, si tiene que tirarse para simular un penal se tira de cabeza en la puerta del área.

Claudia Maciel convirtió la Junta Departamental en un medio para consolidar los objetivos políticos del Partido Nacional y todo lo que se oponga es barrido políticamente. La sumisión de los ediles de la oposición también da cuenta de ello, y por la dependencia que tienen de su cargo, todos bailan la música que ella ejecuta. 

Está bien mostrarse piadoso, fiel, humano, recto y religioso, y asimismo serlo efectivamente; pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuera necesario, dice Nicolás  Maquiavelo en El Príncipe,  y sus palabras encajan para definir a Claudia Maciel como política “Es preciso, pues, que tenga una inteligencia capaz de adaptarse a todas las circunstancias, y que, como he dicho antes, no se aparte del bien mientras pueda, pero que, en caso de necesidad, no titubee en entrar en el mal ” (El Príncipe, capítulo XVIII).

FIN

Denuncia socialista contra compañeros dinamita unidad del Frente Amplio de Colonia.

Gordo, feo, cuatrojos. Los niños tienen una frase contundente para defenderse de las agresiones propias de la edad “el que lo dice lo es” responden los agredidos que se quedan con la última palabra ante lo que pretende ser una acción humillante de sus compañeros.

Es lo que ocurre con el comunicado del Partido Socialista de Colonia, una verdadera bomba a la unidad con la que llenan el texto.

Triste favor, no tengo dudas  lo dirá la historia, le hace el Partido Socialista con este comunicado a la unidad del Frente Amplio.

Como esas bebidas “levemente gasificadas” que no son ni Coca Cola ni jugo natural, el comunicado le da la razón a  los frenteamplista de a pie que una y otra vez manifiestan por lo bajo que el Partido Socialista de Colonia lidera una línea “levemente moreirista” dentro del Frente Amplio.

Desde el apoyo irrestricto del Impuesto al Alumbrado y de cobrar el boleto Estudiantil para acá, parece que les gustaría estar cerca del intendente pero no se animan.

Votaron contra la gente,  y desde ahí quedó claro para donde van, dicen muchos frenteamplistas de a pie.

Asociados a la entelequia discursiva del “vamos a apoyar lo que creamos mejor para el departamento”, en los últimos años  han navegado entre el fui y el quiero ser, sin comprender que la lucha política es agonal, busca la agonía del otro en el plano de las ideas, -parece innecesario aclararlo-, y que en esa agonía, el Frente Amplio de Colonia tiene que demostrar que es distinto y que puede zafar del patriarcado nacionalista por el que parece ser eternamente poseído.

Porque si no es distinto y no ofrece otra forma de gobernar y además no lo muestra durante los cinco años de gobierno departamental ¿por qué la gente va a dejar de votar a los blancos para votar al Frente Amplio en Colonia?

Una de las razones que hace diferente la unidad del Frente Amplio es la unidad en la diversidad, y por sobre todas las cosas, en esta premisa, la invalorable línea de conducta de discutir adentro las diferencias.

Algo que no ocurre hace mucho en la bancada del Frente Amplio de Colonia y que tampoco ocurrió en la discusión de las multas a las empresas que llegó del Ejecutivo.

Es llamativo que quienes señalan que dentro del Frente Amplio hay compañeros que no entienden la necesaria coincidencia de ideas diferentes, sean señalados públicamente, no en un ámbito interno de discusión del Frente Amplio sino  “urbi et orbi”, quemando en la hoguera  a quienes se atreven a manifestar una opinión discordante. 

Frases como “tres o cuatro iluminados que creen ser dueños de la verdad, que gritan mucho y escuchan poco, que tienen actitudes violentas y machistas” no solo son una bomba de fragmentación contra la investidura del edil Hebert Márquez, sino que también es un ataque frontal contra los ediles Antonio Longano, Pedro Leyzagoyen y Juan Pablo Roselli, quienes desde hace tiempo vienen manifestando la necesidad de no seguir haciendo “política para Moreira” dentro del Frente Amplio de Colonia.

Está claro en el texto la forma en que  los socialistas señalan, luego de incendiar la pradera,  que los equivocados son los otros ya que ellos pertenecen a quienes “creemos en la discusión franca y respetuosa construyendo unión en la diversidad”. Algo que parece difícil de creer si como se lee en el mismo comunicado, tratan de iluminados a los compañeros que piensan diferente que ellos.

El Partido Socialista ataca a quienes no integran su grupo estratégico dentro de la Junta Departamental. Todo lo que no tiene apariencia  “levemente Moreirista”, no encaja dentro de su postura política para relacionarse con el poder, con el que prentenden, al menos eso parece de afuera, querer establecer una especie de concubinato político de hecho, sin asumir el rol histórico que el pueblo de Colonia les dio como oposición.

Al final, la declaración es una dinamita en el corazón de la unidad partidaria, explosión de la que recién vemos su resplandor, pero que provocará toda la fuerza política aglutinada en el Frente Amplio de Colonia, insondables daños en la política departamental.

En resumen, es más escandaloso desde el punto de vista político, la declaración que hicieron pública, que la denuncia que pretenden realizar. 

No sería de extrañar que quienes suscriben esta declaración hecha pública hoy, terminen declarando en el juzgado contra su propio compañero, el único que hizo la denuncia en la justicia sobre las pasantías que otorgaba el intendente Carlos Moreira.

Causa que aún está abierta, que aún se investiga en la justicia y que justifica la molestia con el edil frenteamplista. 

La novedad, es que parece que el edil también les molesta a  sus propios compañeros.

El que lo dice, lo es, dicen los gurises.

Lo ideológico sobre lo científico

Selección Natural. El que sobrevive sobrevive y el que muere, mala suerte. 

Selección natural. No era posible esperar menos de la más dura ortodoxia conservadora del pensamiento político uruguayo que es el herrerismo.

A través de la selección natural, Charles Darwin, aquel investigador que anduvo por las costas de Punta Gorda acá en Colonia, señaló que los individuos mejor adaptados a una determinada condición o situación sobreviven y transmiten esta característica a su descendencia. La evolución biológica es el proceso que explica las transformaciones de los seres vivos a través de los tiempos.

Así, el herrerismo aplicó su más dura doctrina ideológica en la política sanitaria llevada adelante, donde lo ideológico estuvo y está  claramente sobre lo científico.

Es lo que está pasando hoy donde se muere gente que no se tenía que morir si la política de vacunación hubiera sido diferente, y si la utilización de los recursos existentes en el Sistema Nacional Integrado de Salud hubiera sido diferente, mucha de la gente que se murió no se hubiera muerto. Lo que ocurre hoy, ocurre por eso, y porque el gobierno se resistió a utilizar la economía para evitar que la gente se movilice, y la gente tuvo que salir a buscar el pan de cada día, exponiéndose a un riesgo innecesario.

A contrapelo de lo que hicieron la mayoría de los países del mundo, este gobierno de Luis Lacalle fue más ortodoxo que los propios ortodoxos que en el mundo recomendaron endeudarse para evitar el colapso social que significa esta pandemia.

Luis Lacalle se puso incluso, a la derecha del Fondo Monetario Internacional, organismo acostumbrado a recomendar ajustes si los hay, pero que ante esta pandemia mundial salió a decirle a los  gobiernos que había préstamos para subsidiar las áreas más sensibles de la economía.

La apuesta del gobierno es vacunar al 70 por ciento de la población para generar la famosa “inmunidad de rebaño” y así evitar poner un peso de subsidios. En el entremedio la gente muere.

Ciudadanos normales que hasta ayer conversaban con sus seres queridos, fueron internados y a las horas fallecieron por Covid 19. Enfermeros, personal de salud como el conductor de ambulancia que el pasado fin de semana falleció trasladando gente infestada a los sanatorios y al que sus compañeros despidieron con el sonido de cientos de sirenas.

Hay miles de personas esperando que se los agende. Sin embargo, como no hay vacunas para vacunar a todos, no hay más remedio que esperar.

Al día de hoy no se han vacunado el 30% de los integrantes de la cartera de Defensa, la mitad (49%) de los funcionarios del Ministerio del Interior y el 39% de  la plantilla docente.

Los brotes que hubo de Covid 19 entre los efectivos policiales de la Zona 3, que integra Carmelo, Nueva Palmira, Ombúes de Lavalle y Conchillas, se produjeron en la fecha en que los funcionarios tenían que tener inoculada la segunda dosis de la Pfizer, pero la mayoría de los infectados no estaban vacunados con la primera dosis.

Hay gente de Palmira que tuvo que ir a vacunarse a Juan Lacaze porque los agendaron allí. ¿Cuántos quedaron sin vacunarse porque no pudieron hacer un viaje tan largo, ya sea por temor o porque no tenían vehículo o dinero para pagar el pasaje?

¿Por Qué la intendencia no pidió vacunatorio en las catorce localidades y llevó su policlínica móvil para vacunar en los lugares más alejados en lugar de dar pasajes y generar más movilidad en el transporte público?

Lo único que se puede concluir es que el intendente Carlos Moreira sigue la línea política enviada desde el gobierno central, es decir, la línea ortodoxa donde se privilegia la darwiniana teoría de la Selección Natural, sobre las políticas sanitarias y económicas que beneficien a los que menos tienen y deben salir a buscar su sustento.

Lo político prevalece sobre lo científico y peor aún, lo económico prevalece sobre las recomendaciones científicas.

La gente se muere, y el gobierno pudo haber evitado muchas de esas muertes.

Es la única verdad.

G.M

Misdirection. El truco de magia de la bancada de ediles frenteamplistas.

Gabriel Monteagudo.

El problema es que en la bancada del Frente Amplio hay quienes apoyaron la propuesta del oficialismo para exonerarle una suma importante en miles de dólares a las empresas que manejan la terminal de ómnibus, y hay ediles de su bancada que no aprueban eso.

El problema es que desde la propia interna frenteamplista dicen que los ediles le votaron la exoneración al intendente a cambio de algunos cargos dentro de la junta,  y otros reconocimientos que fueron en el paquete terminado de concertar en la famosa reunión del Día de la Mujer. 

El problema es que hay ediles que pretenden reconsiderar la exoneración, que no les parece que esté bien realizar una exoneración tan importante en momentos que se le reclama a la intendencia mayor apoyo económico a los sectores más vulnerables. Pero hay otros que ni locos piensan llevarle la contra al oficialismo.

Ese es el problema, el verdadero problema. Y  entonces  el problema con el coordinador parece la excusa perfecta para buscar un chivo expiatorio y desviar la atención.

No es una idea nueva, obvio,  se llama Misdirectión. En el terreno de la magia, es la distracción (en inglés misdirection, ‘desvío’), o sea una forma de engaño en la que el artista atrae la atención de la audiencia hacia una cosa, para distraerla de otra.

Acaso los que se fueron enojados de la coordinación de la bancada no conocían a quién eligieron como coordinador?. Ahora, cuando el coordinador dice en una nota en EL ECO que no le parece correcta la exoneración de varios miles de dólares a las poderosas empresas de transporte departamental, aparecen los problemas.

El coordinador no el problema en realidad, En realidad, lo que ocurre es que sus opiniones contrarias a la mayoría, desnudan las otras posiciones, coincidentes con las del oficialismo moreirista.

El problema es que te dicen por teléfono “nosotros no estábamos pedimos licencia, votaron las mujeres” trasladando la responsabilidad y dejando en claro que ellos no votaron lo que se votó. 

El problema es que abandonan el grupo de Coordinación, como hizo el titular de la bancada del Partido Comunista, pero después, para justificar y quedar bien con todos, te llaman por teléfono y te dicen que se fue del grupo, “porque se calentó con Lyshie”.

El problema del Partido Comunista de Colonia es que nunca explicaron porqué enviaron a Siberia al ex director del Hospital Julio Iacopino, integrantes de sus propias filas. 

El problema es que el Partido Comunista de Colonia nunca explicó porque permitió que  el ex intendente Zimmer “donara” el terreno donde se levantó el hospital, ohh casualidad, propiedad de un  connotado dirigente del Partido Nacional. Seguramente fue porque era directora de ASSE su compañera comunista, Susana Muñiz, quién aceptó gustosa la “donación” de algo que no era del intendente. Y el Partido Comunista no dijo ni pío.

El problema es que ese terreno fue usurpado por ASSE, construyeron el hospital a prepo y nunca tuvieron autorización de los dueños, según determinó luego la justicia. Esa idea genial de Zimmer que avalaron los comunistas colonienses es lo que que vamos vamos a pagar con nuestros impuestos. Unos tres millones de dólares ni más, ni menos.

El problema es que perdieron el rumbo, pero publican comunicados pretendiendo decirle a la prensa lo que tienen que hacer.

El problema es que  vuelve a emerger y se vuelve a confirmar, dos lineas claramente diferenciadas en la bancada frenteamplista, cosa que hemos venido señalando hace años. Por un lado los que  quieren hacer política “como Moreira”,  y quienes sostienen que si no muestran algo distinto, si no proponen algo distinto y actúan distinto,  jamás los va a elegir la gente para gobernar el departamento.

El problema es que hasta ahora, no se les ocurre algo distinto.

El problema no es de ahora: el problema es de la época en que votaron con Moreira el impuesto al Alumbrado Público y cobrarle boleto a los estudiantes.

El problema es que no le hacen olas al gobierno nacional  para que no les peguen por todo lo que no hicieron en Colonia,  sobre todo durante el período de algunas gestiones departamentales presuntamente de izquierda,  que mas vale olvidar.

El problema es que no son distintos, o lo que es peor, hay una línea que pretende parecerse lo más posible a lo que dicen oponerse. Por eso pierden, por eso les ganan por paliza los blancos en cada elección departamental.

El problema son ustedes, no es la gente que no los vota, son ustedes que a los ojos de la gente a la hora de los bifes,  aparecen como una triste copia del original, y entonces, entre la copia y el original, ya sabemos lo que prefiere la ciudadanía.

El problema no somos los periodistas que somos malos cuando publicamos sobre sus internas diminutas y no nos callamos  ante sus dobleces cuando dicen una cosa en la calle y otra en la comisaría.

.El problema son ustedes. Dense cuenta de una vez.

Cuando Heroídes me contó la salida de Artigas del fuerte de Colonia. Escuchá el audio.

Hace unos días la Dirección de Cultura 210 años de la salida de Artigas de Colonia del Sacramento.

El episodio contó con el aporte del historiador Sebastián Rivero quién realizó una ajustada reseña del contexto que llevó a Artigas a tomar la decisión de integrarse a la revolución.

También el director de la película «La Fuga de Artigas», Fabián González mostró un fragmento de su obra.

En este marco, surgió el homenaje a la figura y trayectoria del historiador, y colega periodista Heroídes Artigas Mariño. Heroídes sacó la primera foto cuando, con 17 años, andaba cargando un grabador imposible de sostener, haciendo notas en un evento político en el hotel El Mirador. Aún conservo esa foto.

La Dirección de Cultura realizó un reconocimiento muy sentido a Heroídes por su aporte al rescate de la historia de Colonia con la entrega de una plaqueta a su Esposa la Maestra Estela Ibarra.

Siempre cuento que una de las coas importante del trabajo que iba a hacer regularmente a Colonia para los medios en los que trabajaba era darme un tiempo para hablar con Heroídes al que siempre encontraba caminando por General Flores corriendo de una reunión de prensa a otra en su querida Colonia.

Como era el más pequeño de la camada de periodistas de entonces, siempre tenía una palabra y un consejo para darme, o un punto de vista diferente del hecho cuya cobertura nos convocaba.

Era un hombre generoso del que supe aprender muchísimo en las largas charlas de las reuniones de la Junta Departamental o de alguna guardia periodística en la que nos encontrábamos irremediablemente.

Así, le pedí que me contara como fue la salida del militar que escapaba del fuerte de Colonia del Sacramento para sumarse a la revolución, en un trabajo al que estaba convocando el equipo de Radio Uruguay, sobre Artigas.

Y allí, en la Plaza Mayor, una mañana soleada del otoño de 2011, Heroídes se sumó con su relato, a lo que fue aquella acción de José Artigas doscientos años atrás.

Aquí dejo el segundo episodio de la Ronda Oriental, con la narración de Heroídes Artigas Mariño, como un pequeño homenaje a este gran colega, al que recuerdo cada vez que llego a Colonia.

Llame Ya. Coartan libertad de prensa en la Junta Departamental de Colonia.

Llame ya. La junta departamental de Colonia se transformó en un programa de «llame ya», donde se rifa el derecho de la ciudadanía a estar informada, a los dos primeros periodistas que llamen por whatsapp.

Es así, en un comunicado enviado a los medios de prensa en la jornada del miércoles, la Junta Departamental informa que para la Sesión Ordinaria del viernes próximo,  los cupos para la prensa serán dos.

Por tal motivo, podrán ingresar de los dos medios que se comuniquen primero por WhatsApp al celular de esta Junta (091 618 220) un representante de cada uno , quedando habilitados para esa sesión.

El comunicado es, a todas luces, un claro impedimento para que los periodistas puedan cumplir con su trabajo de informar a la ciudadanía de los asuntos públicos que tratan los ediles.

Por eso se trata del “deliberativo” departamental por excelencia, esto es, el lugar donde se discuten los asuntos que atañen a la ciudadanía del departamento, de forma tal, que este intercambio -que luego deviene en decisión a partir de la manifestación de los ediles por el voto a mano alzada-, puede ser visibilizado a través del trabajo de los periodistas.

Está claro que la delimitación arbitraria a dos periodistas -que pasa si va un canal de televisión con periodista y camarógrafo, o se juntan más de dos periodistas en la puerta, tres, cuatro o cinco. ¿Se les va a prohibir el acceso?- no surge de una votación del plenario, sino de una decisión política de la Secretaría de la Junta, a lo sumo consultada en la Comisión de Asuntos Internos.

La tradición histórica de la Junta Departamental de Colonia habla de un grupo de periodistas acreditados, que son los que vamos siempre desde que se volvió a la senda democrática, pero también estaba abierta a los periodistas que quisieran ir ocasionalmente.

Como si fuera poco, desde que se instauró la Secretaría Política, la Junta dejó de ser un lugar de debate de ideas y crisol de propuestas para convertirse en una extensión de las decisiones del intendente.

Ya no es, como era, un poder independiente del Ejecutivo sino otro de sus brazos ejecutores y por eso, perdió mucho del atractivo que tenía para que los periodistas que cubrimos desde siempre a este Poder departamental.

Ahora, además, si no llamamos rápido, los periodistas no nos ganaremos un lugar para ir a trabajar.

Está claro que el espíritu de tal decisión es la de mantener la burbuja de la sesión lo más acotada posible, pero está claro también que la decisión termina siendo un claro impedimento a la libertad de prensa y por ende, al derecho del ciudadano a estar informado.

Las sesiones de la Junta departamental en tiempos de pandemia, esto es desde marzo pasado, resultan terreno hostil para el trabajo periodístico. 

Generalmente se hacen en el edificio de AFE, un lugar grande, mal iluminado y por ende con dificultades para tomar fotos o filmar, y además  con un sonido pésimo que impide escuchar o grabar las palabras de los ediles.

Por lo tanto, es poco efectivo ir a trabajar allí en esas condiciones. 

Tampoco permiten más el ingreso de público, curiosos a los que les interesa lo que se habla allí o delegaciones que van apoyando a la gente que pide reunirse con los ediles.

Y no es un problema de dinero.

Este viernes está planteado discutir eliminar la participación en dos comisiones a los ediles del Frente Amplio para tener más para repartir entre los integrantes de la coalición multicolor gobernante. Pero además, anda una propuesta por allí de crear una comisión más que significaba pagar a más ediles el equivalente a cien litros de nafta por sesión, y de poner asesorías rentadas.

En este marco, no sabemos porque razón, la Junta Departamental, que gasta un dineral en funcionar fuera de su edificio, no contrata un buen sistema de televisión y transmite en directo, a puertas cerradas si quiere, pero con buena imagen y sonido para que toda la ciudadanía que quiera, incluído los periodistas, pudieran seguir las sesiones desde su casa que es el lugar más seguro posible.

Deberían seguir el ejemplo del municipio de Carmelo, en estos momentos, ejemplo departamental de transparencia hacia la ciudadanía.

Desde hace un tiempo, la Junta Departamental de Colonia a comenzado a recorrer un camino de oscuridad institucional que no es bueno para la democracia. La decisión de esta semana apaga una lamparilla más, de las que deben iluminar ese camino.

El año del miedo

Jamás soñamos que sería un año donde el miedo a vivir formara parte de nuestro sentir cotidiano. El año que se va será recordado como el año del miedo.

Gabriel Monteagudo.

Es el año en que tenemos miedo de abrazar al otro, miedo a apretarle la mano,  y miedo incluso a formalizar un cruce de miradas con un leve choque de puños.

Es el año que tenemos miedo de salir de noche, a andar caminando por ahí en la madrugada,  porque un policía o lo que es peor, un militar ostentando su arma de guerra, nos va a parar para preguntarnos para donde vamos, como si caminar libremente tuviera que tener un destino para declarar.

Es el año del miedo a reunirnos a conversar en una esquina, y si somos más de dos conversando estaremos mirando de reojo, con miedo a la definición que las autoridades puedan hacer de la palabra aglomeración. 

Es el año en el que tenemos miedo de salir a la calle porque desconfiamos del otro, porque “quiensabedondeanduvoyqueestuvotocando”.

Es el año en que una ley transitoria nos permite tener miedo de reunirnmos en familia en nuetro patio,  y que un vecino que no nos quiere, llame a la policía para denunciar que estamos aglomerados.

Habrá que correr las cortinas de las ventanas y cerrar las puertas para evitar el miedo de una molestia semejante.

Es el año en que no podemos bailar, es increíble pero no podemos bailar, ¿alguien soñó alguna vez que ibamos a tener miedo de bailar? 

Es el año en el que no podemos juntarnos con amigos, no podemos disfrutar de una cena con una compañía nueva, no podemos mirar miradas nuevas, ni ojos nuevos y tampoco por miedo, no podemos descubrir sonrisas nuevas,  la sonrisa del otro, sus dientes, sus labios, sus gestos.

Es el año en el que tenemos miedo de no poder acercar un plato de comida a nuestros hijos,  porque no sabemos si tendremos o no trabajo mañana.

Es el año en el que miles de uruguayos se levantaron un día cualquiera de marzo y descubrieron el miedo al mañana, en un día en el  que su trabajo había desaparecido, como le ocurrió a los artesanos o los guías turísticos. 

A ellos les tocó el miedo al olvido por la desaparición del otro que los justificaba. Jamás soñaron que un día se iban a levantar y no tendrían un turista al que ofrecerles su servicio o sus artesanías. 

¿Donde se fueron los abrazos, donde se fueron las sonrisas, donde se fue el apretón de manos, el beso al aire de los labios que te despiden, o el dibujo de un te quiero de una boca a lo lejos? 

¿donde es que están reunidos, esperando que los usemos el beso de navidad, el abrazo de Fin de Año, donde se fue la charla inesperada con el compañero de viaje en un ómnibus. Donde estarán? 

Se abrán cansado, se habrán disuelto en el tiempo que quedó atrás, se habrán escondido en algún baúl de aquel  último febrero que nos permitió el roce y el beso y el apretón de un abrazo. ¿Donde se habran ido?

O nos estarán esperando en algún lugar, pacientes, aguardando con paciencia infinita  porque saben que algún dia, en algún momento, los vamos a recuperar, y nos vamos a cansar de usar esos abrazos y esos gestos que postergamos. Y que en estas horas nos generan dolor por su ausencia.

Algún día, pronto estoy seguro, aquellos gestos que guardamos, le van a ganar al miedo.

Feliz 2021

El avión presidencial. Algunos datos.

Se vendió el avión de transporte sanitario, el Hawker, Modelo: HS-125-700A comprado durante el gobierno de Tabaré Vázquez, por la irrisoria suma de 180 mil dólares.

Como contrapartida, Uruguay acaba de comprar dos aviones Hércules de origen español, a un costo de 21 millones de euros, algo más de 25 millones de dólares.

Los aviones no sirven para transporte sanitario de enfermos, no son reemplazo del avión subastado, sino que son cisternas preparadas para reabastecer en vuelo a cazabombarderos, de las cinco que tiene el Ala 31.

Se trata de aviones del año 73 que fueron modificados para seguir volando en el año 2000.

Los aviones servirán para llevar suministros a la base en la Antártida.

Compramos en un 1.010.000 y lo vendimos en 180.000. Para el comprador fue un negoción porque cualquier especialista en aviones dice que cada motor de ese avión vale alrededor de 250 mil dólares.

Un avión de ese tipo, ahora, cuesta 15 millones de dólares.

Durante este trabajo, pude consultar a algunos expertos en aviones y aviación, y nos confirmaron algo que no sale en la prensa nacional, «es un avión presidencial, y mantener un avión presidencial es caro. Es un avión de mantenimiento caro pero es un buen avión. Cada monitor sale más que el precio en el que lo vendieron” nos dicen.

La que mejor resumió este negocio del actual gobierno no fue un operador político ni del gobierno ni de la oposición: fue la actriz y conductora Cristina Morán “no podés llevar un herido en un Hércules. Haber rematado ese avión por ese dinero es una cuestión de rivalidad política. Es no aceptar lo que hizo el otro” dijo.

El tema del avión fue ampliamente debatido en el parlamento, y de allí, según las actas que pudimos leer, no parece surgir las razones dadas por el ahora Ministro de Defensa Javier García sobre el avión vendido.

Veamos: El 24 de febrero de 2017, el entonces Ministro de Defensa Jorge Menéndez, concurrió a la Comisión Permanente para hablar de la compra del avión presidencial.

El ministro de ese entonces no fue sólo al Parlamento sino que fue acompañado por el director de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, José Korzeniak; el director de Políticas, Marti Dalgalarrondo; la asesora del MDN, Josefina Nogueira, y el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Alberto Zanelli.

Menéndez defendió la compra y el valor del avión porque la Fuerza Aérea, sí, la Fuerza Aérea, le dijo que era la mejor oferta teniendo en cuenta que no había aviones similares en la región, que en otras partes del mundo constaban menos, pero, o no estaban actualizados, o traerlos y ponerlos al día, costaba más caro que el que se compró.

De la información antes detallada, la Fuerza Aérea extrajo las siguientes conclusiones, le dice el Ministro a los legisladores presentes : a) Las aeronaves ofertadas por debajo de los USD 400.000 ofrecían poco o ningún remanente a las inspecciones obligatorias para continuar el servicio luego de la venta y no se encontraban operativas en la mayoría de los casos. b) Existían ofertas dentro de un rango de entre los USD 500.000 y USD 1:000.000 que podrían ser comparables con el avión de matrícula uruguaya ofertado, pero la ubicación de este último y las modificaciones incorporadas, además de su excelente estado, inclinaban la decisión a favor de la aeronave uruguaya. También existían algunas ofertas por encima del valor de lo ofrecido por la empresa uruguaya, que no ofrecían una ventaja de mérito sobre esta y excedían las capacidades financieras con que contaba en ese momento la Fuerza Aérea Uruguaya. En definitiva, de los casos anteriormente mencionados en ninguno se encontró una aeronave que ofreciera las modificaciones con que cuenta el CX-CIB en cantidad y calidad de mejora, en beneficio de la seguridad de vuelo durante el cumplimiento de las misiones que le pudieran ser asignadas, dijo el Ministro 

La compra

La compra no fue por 1.100.000 dólares sino por 1.010.000, de los cuales 890.000 corresponden al precio de la aeronave. Menéndez dijo que el avión tiene mejoras realizadas por sus dueños, estimadas en 1.000.000 de dólares. Se reitera que, a diferencia de cualquiera de las aeronaves ofertadas, esta cuenta con el beneficio de que la Fuerza Aérea dispone de la totalidad de la documentación e historial del avión CX-CIB para el escrutinio de sus técnicos y asesores, por el hecho de encontrarse la aeronave matriculada en el Uruguay. 

La Fuerza Aérea recomendó

Fue la Fuerza Aérea la que recomendó la compra “cabe subrayar que con estos fundamentos la Fuerza Aérea Uruguaya solicitó efectuar una compra directa, por excepción, al amparo del Tocaf. 

El 29 de abril del año 2015 el Comando General de la Fuerza Aérea elevó el expediente para intervención del Tribunal de Cuentas, el cual por resolución de fecha 13 de mayo resolvió observar el gasto por dos razones. En primer lugar, porque la contratación sólo podía realizarse al amparo de la causal de excepción establecida en el numeral 10), literal C) del artículo 33 del Tocaf («notoria escasez de los bienes o servicios a contratar», ya que el numeral 13) se refiere a la venta de productos y no es aplicable al caso concreto. En segundo término, porque el organismo actuante, la Fuerza Aérea Uruguaya, no había acreditado suficientemente la causal al no fundar debidamente la notoria escasez de aeronaves similares en la región. A partir de estas observaciones –reitero, estamos hablando de la compra directa–, para ampliar los fundamentos, se consultó a la empresa Aero Baires SACI como único servicio regional autorizado por el fabricante, el cual respondió «que según su conocimiento no hay ninguna aeronave Hawker, modelo HS 125-700A a la venta en Argentina, en Uruguay y Paraguay, con la excepción de la aeronave uruguaya CX-CIB». Adicionalmente, la Fuerza Aérea Uruguaya efectuó un análisis de las empresas dedicadas a la venta de aeronaves en páginas web especializadas, procedimiento que habitualmente se lleva adelante en http://www.trade-a-plane.com, http://www.planetime.nl, http://www.findaircraft.com, http://www.globalplanesearch.com, no encontrándose aeronaves de este tipo, fabricantes ni modelos disponibles a la venta en la región, salvo la aeronave ofertada. De modo complementario y para contestar al Tribunal de Cuentas, el departamento jurídico de la Fuerza Aérea efectúa un análisis de la causal de excepción invocada para la compra directa y de la observación del Tribunal de Cuentas con relación a que no se había acreditado la notoria escasez de aeronaves similares en la región. Ese informe está firmado por las doctoras Ana Laura Padilla y Rosana Battagliesse y por el contador Guillermo Ravel. Sus firmas están estampadas en todo el procedimiento. En el expediente están sus nombres, ponen sus firmas en honor a la transparencia del procedimiento. Textualmente expresan: «Desde el punto de vista económico, la escasez se determina en función de factores no solamente cuantitativos sino también cualitativos en las circunstancias concretas que se relacionan con la adecuada identificación de las necesidades y el uso óptimo de los recursos. 

Avalan los militares

Las firmas que avalan el informe, de destacados profesionales del área de Defensa, indica que “Por lo tanto, el “bien”, en el caso que nos ocupa, no es cualquier aeronave, sino una aeronave que tiene determinadas capacidades y prestaciones, que satisface las necesidades planteadas, y se adecua a los recursos económicos disponibles para esta adquisición». De acuerdo con los argumentos esgrimidos en los informes técnicos y jurídicos antes mencionados, el expediente vuelve al Tribunal de Cuentas, solicitando el levantamiento de las observaciones. Se trata de procedimientos que están reglados, todos ampliamente transitados en la Administración pública, a nivel del Gobierno central y de los Gobiernos departamentales. Son prácticas comunes de la Administración de hoy y del pasado”

Las razones

Menéndez explicó porque se hizo una licitación pública y no se compró directamente, lo cual lo adjudicó a una cuestión de transparencia.

“me voy a referir al procedimiento de licitación pública internacional y a por qué se decidió aplicar este mecanismo. Como bien saben todos los aquí presentes, legalmente la Administración está facultada a insistir en el gasto y podría haber comprado la aeronave a través del procedimiento de compra directa por excepción. Si el Poder Ejecutivo hubiera decidido reiterar el gasto, quizás hoy no estaría hablando aquí de este tema, porque estábamos facultados legalmente para hacerlo. A pesar de ello y para dar transparencia al proceso, el Poder Ejecutivo resolvió convocar a un llamado a licitación pública internacional. Para esto se contaba con la suma de USD 1:200.000, crédito concedido por el Ministerio de Economía y Finanzas, que tocaba el límite máximo de compra en la licitación que se debía realizar. En agosto de 2015, la Fuerza Aérea inicia los trámites administrativos para convocar a la licitación pública internacional y para ello confecciona el proyecto de pliego particular de condiciones. Tal como expresa el documento del Comando Aéreo Logístico ya mencionado, de 19 de agosto de 2015, el objetivo es solucionar la necesidad de la fuerza de adquirir una aeronave para complementar sus capacidades ante misiones de traslado sanitario, para lo que se requiere incluir un kit sanitario y de camilla que permita realizar este tipo de traslados, tanto a nivel nacional como internacional, reduciendo significativamente los costos y los tiempos de traslado, hecho de vital importancia en este tipo de misiones. Es de destacar, también, que se estaría adquiriendo la capacidad de realizar este tipo de misiones a países como Brasil, Perú o Bolivia, sin necesidad de escalas. También puede ser utilizado para misiones de traslado de órganos y tejidos, en las que es de vital importancia reducir al máximo los tiempos de demora, puesto que de eso depende que el órgano o tejido llegue en condiciones óptimas. Aeronaves de estas características, dada su velocidad, mejorarán significativamente la capacidad actual de la Fuerza Aérea. Un avión como este permitirá hacer misiones de reconocimiento, en el marco de la función de la Fuerza Aérea como Policía Aérea nacional, reduciendo tiempos y costos. También podrá ser utilizado para las misiones de búsqueda y rescate, dada la responsabilidad de búsqueda y salvamento que tiene nuestro país, no solo en nuestro territorio sino también en las aguas jurisdiccionales que se extienden hasta el meridiano diez. Cada vez que se realiza una misión de búsqueda y rescate o de evacuación sanitaria desde embarcaciones o en mar abierto, es necesario contar con una aeronave que oficie de comandante en escena. Este tipo de aeronave cumple un rol fundamental en las comunicaciones, tanto entre la embarcación y el medio de rescate como entre el helicóptero y el centro de operaciones aéreas. El alcance de esta clase de aeronave permite ampliar significativamente el radio de acción y para este tipo de misión es importante que posea equipamiento de comunicaciones HF, es decir, alta frecuencia, así como teléfono satelital como medio alterno. A su vez, podrá realizar misiones de chequeo de radioayudas. Para ello la aeronave tendrá que tener la capacidad de instalar una consola para la realización de los chequeos periódicos de todas las radioayudas del país: calibración y control de recepción de las mismas en todas las aerovías, tanto a baja como a alta altitud, permitiendo cumplir con las obligaciones mandatadas por la Organización Civil Internacional, de la que dependemos por ley. En cuanto a las misiones de pasajeros y cargas, el avión multipropósito requerido deberá ser apto para ser utilizado para transporte de pasajeros. Respecto a esto, decimos claramente que están contemplados como pasajeros las autoridades nacionales, ejecutivas o legislativas y las distintas comitivas, ampliando el alcance y reduciendo tiempos y costos en forma significativa, señaló. 

Todo eso fue lo que vendió el nuevo gobierno.

¿A que guerra vamos?

El mes pasado, el ejército uruguayo recibió una partida de 984 ametralladoras MG-3A1 y 30 morteros ECIA 60, adquiridos de segunda mano a España.

Dentro del paquete se incluyen cañones de repuesto, trípodes, sistemas de puntería, tambores de munición para ser usada como ametralladora ligera y otros elementos adicionales.

Con esta compra, el inventario de MG-3A1 del ejército uruguayo supera las 1.000 piezas.

Días atrás, el ejército uruguayo realizó una maniobra anual de artillería, esta vez utilizando fuego real. Durante la maniobra se desplazaron al departamento de Soriano, Obuses M-101 y M102 de 105 mm, M-114 de 155 mm, obús autopropulsado 2S-1 de 122 mm y cañones antiaéreos de 20 mm M-167 y TCM-20

Se realizaron disparos entre cinco y 14 kilómetros con diverso tipo de munición y fuego antiaéreo.

Transporte de Tropas.

El ejército de Uruguay comenzó el proceso de reconstrucción de los vehículos blindados RPZ UR-425 Cóndor con los que cuenta la fuerza.

En 1981 Uruguay fue el primer cliente del vehículo alemán  para el transporte de tropas. De este blindado hay seis unidades en el Batallón 15 y tres en el Batallón de Infantería No.6.

Largavistas.

El ejército también abrió licitaciones para la compra de camionetas eléctricas, binoculares térmicas y de visión nocturna así como también paracaídas.

En binoculares se acaban de gastar 82.512 dólares, en miras telescópicas para fusiles unos 18.000 dólares y en una cámara de video especial 3.254 dólares.

Equipo militar.

Mediante compras directas por excepción, la Fuerza Aérea Uruguaya contrata empresas para el mantenimiento de helicópteros y aeronaves. Con la chilena Airbus Chile un contrato por 33.0006,10 dólares, a la argentina Helicópteros Marinos para proveer repuestos por un total de 10.001,40 dólares. Con la norteamericana Jaguar Aviation Industries, por 38.371,34 dólares y se compró elementos de mantenimiento y accesorios con la norteamericana IES Group por un total de 31.160,15 dólares.

Finalmente la empresa Jaguar Aviation Industries Corp, recibió otros 52.219 dólares para la provisión de repuestos.

El avión presidencial.

Pero además, se vendió el avión de transporte sanitario, el Hawker, Modelo: HS-125-700A comprado durante el gobierno de Tabaré Vázquez, por la irrisoria suma de 180 mil dólares.

Como contrapartida, Uruguay acaba de comprar dos aviones Hércules de origen español, a un costo de 21 millones de euros, algo más de 25 millones de dólares.

Lo del título.

Terrenos millonarios en Colonia pagan monedas de contribución

Pero eso no es importante porque ni a usted ni a mi nos afectan los precios del mercado internacional para estos terrenos, y si hay gente que tiene el dinero y quiere pagar esa cifra, no tenemos nada que decir.

Lo indignante es que cada terreno de esos, valuados en esa cifra, pagan una contribución inmobiliaria de cien o doscientos pesos, en cuotas de 29 a 50 pesos, las más caras.
Que usted paga cinco mil pesos al año por su terrenito de trescientos metros cuadrados?. Si, es así, y prácticamente no hay propiedad en la ciudad que pague una cifra tan ridícula como la que pagan estos terrenos.

Y hay algo peor, y es que los padrones, -es verdad que construidos sí, pero terrenos mucho más chicos-, a pocos metros de ahí, en el Balneario Zagarzazú, llegan a pagar cuotas (cinco en total) de unos cinco o seis mil pesos cada una.

Antes que se caiga de espaldas, le damos algunos detalles de las decenas de comparaciones que pudimos hacer en EL ECO esta semana y repetimos, aunque unos están construidos y otros no, no se explica, ni la diferencia entre terrenos del mismo tamaño, el bajo valor de la contribución en relación a lo que se valoriza el terreno, y la diferencia además con las contribuciones que se pagan a pocos metros de allí, en el balneario Zagarzazú.

Los terrenos.

Hay un grupo de terrenos en el predio detrás del hotel cinco estrellas, que fueron fraccionados y están siendo comercializados como terrenos de alta gama, de una hectárea de extensión y a pocos metros de la playa.
El fraccionamiento es un barrio privado pero no está autorizado como barrio privado, sino que está aprobado como una continuación del balneario Zagarzazú, es decir que hay que sacar el alambrado que hoy separa el balneario de ese predio y continuar sus calles. Sin embargo lo comercializan y lo mantienen como un barrio privado, con el consiguiente aumento del valor de los terrenos.
Estos terrenos se comercializan a precios exorbitantes para cualquier carmelitano, y van de un cuarto a más de medio millón de dólares. Los más codiciados sobre la costa, se venden a 600.000 dólares.
Pero a pesar de ese precio, que además tendrán una edificación suntuosa, pagan una contribución mínima. Pongamos un ejemplo: el padrón 23062 a pocos pasos de la playa paga cinco cuotas de $32,20 es decir una contribución total de $161. Pero no es el único: el padrón 22817 también en la misma ubicación paga cinco cuotas de $51,60 es decir una contribución total por el año 2020 de $258.
Tenemos más ejemplos de terrenos en esa franja, pero vayamos a ejemplos de terrenos que se encuentra a una cuadra de la playa.
El padrón 23066 en la segunda línea del fraccionamiento, esto es a una cuadra de la playa, paga cinco cuotas de $31 es decir una contribución total de $155 y el terreno que figura con el número de padrón 23064, paga cuotas de $29.
En la tercera línea, a dos cuadras de la playa para algo similar y terrenos como el 23055 o el 23054 pagan contribuciones de $36,80 por cuota, lo que hace contribuciones anuales a la intendencia de $184.
Todos estos terrenos pagan contribución inmobiliaria Rural.

El hermano pobre.

El contraste con los terrenos del Balneario Zagarzazú son notorios, y si bien la construcción que tienen estos terrenos en Zagarzazú elevan el valor del predio y por ende la contribución, la diferencia entre uno y otro es abismal.
Además, los predios en Zagarzazú son más chicos.
Sobre la rambla, hemos podido constatar padres que comienzan con el número 16 y que corresponden a padrones 16.xxx, diferencias abismales. Un padrón sobre la calle de la rambla paga cuotas de $3.300,60 y el de al lado cuotas de $5.084. En los últimos lotes sobre la zona de rambla, pasado el puentecito hacia el aeropuerto, hay patrones que pagan cinco cuotas de $ 2.317 y otros cinco cuotas de $ 6.565
Ninguno, absolutamente ningún terreno en el Balneario Zagarzazú, paga contribución de menos de mil pesos anuales.
Buscamos propiedades sobre la calle La Gaviota, a una cuadra de la playa, y encontramos padrones que llevan números por el dieciseis mil quinientos, que pagan cinco cuotas de $ 9,924, otros que pagan cinco cuotas de $ 553 y otros que pagan cinco cuotas de $ 3.308.
En calle La Marejada, encontramos casas que pagan cinco cuotas de $3.948 cada una, y otros padrones que pagan cinco cuotas de $6.185 cada una.
En calle Neptuno, perpendicular a la playa, encontramos padrones de $7.629 cada cuota, y al otro lado de la calle cuotas de $5.628 y unos metros más allá, cuotas de $2.683.
En general, los terrenos sobre el balneario Zagarzazú pagan contribuciones importantes a la intendencia.
Estos terrenos se pagan como zona rural, o al menos así figuran en los recibos que emite la intendencia.

El dato
El costo por metro cuadrado para llevar adelante una vivienda del tipo standard superó ya los $30.000. El costo en dólares para construir el módulo inicial al tipo de cambio BNA del 18/1/2019, alcanza los U$S 40.225, casi U$S 788 por m2.
En Colonia no se toma el catastro Nacional sino el catastro departamental, el detalle es que existen cinco francas y la alícuota va creciendo y según la franja, corresponde un porcentaje distinto.
Algunos por la ley pagan zona urbana y suburbana y en la zona rural, no se tasan las edificaciones.

Así, por ejemplo, el Hotel Kempinski de Colonia paga ocho mil dólares al año, y el Sheraton 800 pesos.